1 de mayo de 1006. Un resplandor ilumina la noche: La Supernova 1006 hizo explosión, la más brillante registrada


Sandra Isabel Jiménez Mateos *

Era la madrugada del 1 de mayo del año 1006, cuando una intensa luz iluminó el cielo, equivalente hasta un cuarto de Luna llena. Su brillo duró tres años y cada noche los astrónomos del mundo de esa época buscaban la causa.

El resplandor fue descrito por astrónomos de Suiza, Egipto, Irak, China, la península Arábiga, y Japón, hasta donde se conoce.

Fue el evento estelar más brillante hasta ahora documentado.

Y fue hasta el 26 de septiembre del año 2012, más de mil años después, cuando un grupo de científicos pudo determinar que lo observado en esa noche y las subsecuentes, fue la explosión de una supernova, la SN 1006, de acuerdo con lo publicado en la revista Nature por el equipo de investigadores que las conjuntaron.

El astrónomo y médico egipcio Alí ibn Ridwan realizó el registro más explicitó de este gran brillo –que también fue registrado por astrónomos chinos (quienes enfatizaron en su duración de tres años), japoneses y por los monjes del monasterio suizo de San Gall-, , mientras que los egipcios que el fenómeno fue aproximadamente tres veces más brillante que Venus o que emitió luz en una cantidad equivalente a casi una cuarta parte del brillo de la Luna.

Ellos observaron una extraordinaria supernova en la constelación de Lupus (la SN 1006), cuyo brillo fue aproximadamente tres veces más que el percibido de Venus o que emitió luz en una cantidad equivalente a casi una cuarta parte del brillo de la Luna

La identificación inicial de la supernova se dio en 1965, cuando Doug Mine y Frank Gardner, con el Radiotelescopio Parkes demostraron que la radiofuente PKS 1459.41, cerca de Lupi, tenía la apariencia de una cáscara circular.

Hasta el 26 de septiembre del 2012 fue cuando se aventuró que esa supernova del año 1006, probablemente se produjo por una fusión de dos enanas blancas.

La ‘SN 1006’ pertenece al tipo de supernovas que se producen en sistemas binarios, aquellos constituidos por dos objetos astronómicos ligados entre sí por su fuerza gravitatoria.
Estos sistemas pueden estar formados por una enana blanca y una estrella compañera ‘”normal'” o por dos enanas blancas (las enanas blancas son estrellas de masa inferior a 1,4 veces el Sol y están en la última etapa de su vida al haber agotado todo su combustible).

En el primero de los casos, la estrella normal aporta la materia necesaria a la enana blanca para que ésta alcance una masa crítica o límite de hasta 1,4 veces la masa del Sol, tras lo que estalla como supernova. 
Aquí la enana blanca explota y la otra estrella recibe el impacto de la explosión y sobrevive, lo que permite identificarla más tarde.

En el segundo de los casos (un sistema binario con dos enanas blancas), las estrellas acaban por fusionarse en una supernova. 
En este caso la enana blanca se fragmenta y fusiona con la otra enana blanca y cuando se produce la explosión no queda ningún rastro, salvo el remanente estelar -burbuja de gas- que puede ser estudiado hasta siglos después, como en este caso.

Las supernovas emiten muchísima energía y eyectan enormes cantidades de material a gran velocidad al medio interestelar.

En particular, el tipo de supernova que aconteció en 1006 se produjo probablemente por una explosión termonuclear de la enana blanca al alcanzar esa masa crítica a causa de la fusión con la otra enana blanca del sistema binario, según los investigadores que realizaron el trbajo.

El grupo de científicos llegó a esta conclusión porque al explorar la región en torno a la cual se produjo la explosión de la supernova en 1006 no encontró ninguna estrella, de ahí que se piense que posiblemente este evento se produjo por una colisión de dos estrellas blancas de masa similar, el cual no deja rastro.

Los investigadores han sabido que se trata de la supernova de 1006 porque el remanente, que aún se observa, está en la misma posición que aparece en los documentos históricos.
 La “SN 1006” es una de las cuatro supernovas históricas de este tipo ocurridas en la Vía Láctea.

 

Referencia del artículo:

Jonay I. González Hernández; Pilar Ruiz-Lapuente; Hugo Tabernero; David Montes; Ramón Canal; Javier Méndez, y Luigi R. Begin. «No surviving evolved companions to the progenitor of supernova SN 1006». Nature, septiembre de 2012. DOI: 10.1038/nature11447

Nota de referencia:

La fusión de 2 enanas blancas causó la supernova más brillante conocida

  • Investigadora de la Universidad Veracruzana en el IIESES

Deja un comentario