Parkinson

Parkinson


El párkinson es una enfermedad desconocida y compleja, un desorden crónico y degenerativo de una de las partes del cerebro que controla el sistema motor y se manifiesta con la pérdida progresiva de la capacidad de coordinar los movimientos, donde las personas afectadas se enfrentan en cada nueva etapa de la enfermedad a nuevos retos a los que tienen que adaptarse.

Se estima que 6.3 millones de personas padecen Parkinson en todo el mundo y en México son más de 500 mil personas, aunque esta es una cifra que cada vez aumenta más; la incidencia actual se calcula de 50 enfermos por cada 100 mil habitantes. De hecho el Parkinson es el segundo trastorno neurológico crónico más común en los adultos ancianos, únicamente superado por el Alzheimer.

Su prevalencia mundial se estima en un 2% de las personas mayores de 65 años, pero no se puede afirmar que sea una enfermedad exclusiva de la gente mayor: el 15 % de los enfermos diagnosticados tiene entre 45 y 65 años, mientras que otro 15 % es menor de 45 años.

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa que tiene más incidencia en la población mundial después del Alzhéimer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en 1997, que cada 11 de abril se celebre el Día Mundial del Parkinson, coincidiendo con el aniversario de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 descubrió y describió por primera vez la “parálisis agitante” término que él mismo acuñó, y que hoy conocemos como enfermedad de Parkinson.

Desde entonces diversas asociaciones alrededor del mundo conmemoran este día con la celebración de actos públicos de interés general que pretenden difundir la realidad de la enfermedad de Parkinson y sensibilizar a la sociedad en general.

Sus síntomas aparecen de poco en poco, casi sin “avisar” y son, principalmente: el parpadeo lento, los achaques y dolores musculares, alteración del equilibrio y la marcha, falta de expresión facial, la rigidez de las extremidades corporales, la lentitud en los movimientos, la agitación, los temblores, la postura encorvada, la confusión, la pérdida de la memoria y otra clase de trastornos que empiezan a manifestarse en la mitad del cuerpo, generalmente, el lado derecho.

En su “Ensayo sobre la parálisis agitante” (1817), Parkinson escribió sobre “movimientos involuntarios de carácter tembloroso, con disminución de la fuerza muscular que afectan a las partes que están en reposo y que incluso provocan una tendencia a la inclinación del cuerpo hacia delante y una forma de caminar con pasos cortos y rápidos. Los sentidos y el intelecto permanecen inalterados”.

La dopamina es un químico cerebral que ayuda a controlar el movimiento muscular, pero cuando las neuronas que producen la dopamina se van destruyendo, se empieza a perder la función muscular. Esta enfermedad se presenta con frecuencia después de los 50 años, pero se puede manifestar en personas más jóvenes, usualmente por causa de transmisión hereditaria, tanto en hombres como en mujeres.

La esperanza de vida de los afectados de Parkinson es parecida a la de la población no afectada, pero su estado clínico se va modificando con los años.

No se conoce, hasta ahora, la cura para esta enfermedad, pero un tratamiento adecuado puede contribuir al control de los síntomas. Generalmente los medicamentos utilizados son aquellos que incrementan el nivel de dopamina en el cerebro, pero también hay tratamientos alternos como las cirugías, que ayudan a mejorar la sintomatología. Incorporar hábitos saludables como la alimentación sana, la práctica del ejercicio, realizar fisioterapias y evitar el estrés, contribuye a combatir y a aliviar los efectos de esta enfermedad.

 

Notas de referencia:

Cerebro con síntomas de Parkinson- SINC, M T Youngerer

En la imagen, se puede ver un cerebro en el que están señalados algunos de los elementos que intervienen en la enfermedad, como la sustancia nigra (21), cuya degeneración causa el Parkinson; el hipotálamo (24). Las otras zonas señaladas son el putamen (71); la commissura anterior (39) y la circunvalación del hipocampo (89).