La meta a mediano plazo de la Universidad Veracruzana es que todos sus Programas Educativos sean reconocidos por su calidad, apuntó la rectora de esta casa de estudios, Sara Ladrón de Guevara.

“El propósito estratégico señala que se debe adecuar permanentemente el modelo educativo y las estructuras curriculares; asegurar la pertinencia y la buena calidad de los programas para la formación integral de técnicos, profesionales, científicos, tecnólogos y humanistas”, destacó.

La mejora con programas educativos reconocidos está planteada en el Programa de Trabajo Estratégico 2013-2017, en particular al eje “Innovación académica con calidad” y al propósito estratégico de ofrecer PE que cumplan con estándares nacionales e internacionales.

La rectora Ladrón de Guevara reiteró el planteamiento durante el acto en el que se anunció que el Comité Mexicano de Acreditación de la Educación Agronómica, Asociación Civil (Comeaa), reconoció el programa educativo (PE) de Ingeniero Agrónomo de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Veracruzana (UV) como uno de los pioneros a nivel nacional en los procesos de evaluación, expresó Rogelio Tovar Martínez, vocal ejecutivo del organismo, durante la toma de protesta al Comité Evaluador para obtener la reacreditación de dicho PE.

En el evento efectuado en el auditorio de la entidad académica, la Rectora señaló que en los últimos 10 años se ha incrementado considerablemente el número de PE reconocidos por su calidad académica.

Lo anterior, afirmó, ha sido posible gracias al compromiso y confianza de las facultades al permitir que sean evaluados por los Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior (CIEES) y por el Consejo para la Acreditación de la Educación Superior (Copaes).

En tanto, Rogelio Tovar reiteró que el PE de Ingeniero Agrónomo es de los pioneros a nivel nacional que entendieron la importancia y significado de contar con un certificado de calidad, muestra de ello es que cada año el comité de evaluación de la Facultad envía al Comeaa los informes de seguimiento de la acreditación y se realizan dos visitas de seguimiento.

“Podemos decir que la calidad no es resultado de la casualidad ni surge espontáneamente, se crea y logra a través de un largo proceso de aprendizaje, trabajo y liderazgo efectivo y ejemplar, que da como resultado proyectos de gran trascendencia”, sostuvo.

El vocal ejecutivo del Comeaa apuntó que contar con el reconocimiento de calidad implica el reto de mantener, superar y establecer procesos de mejora, lo que demuestra el compromiso verdadero que se tiene con la educación agrícola superior en nuestro país.

En el evento estuvieron presentes Alma Delia Hernández Fuentes, profesora-investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo; Mario Alejandro López Gutiérrez, profesor de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, y Anabel Ortega Rodríguez, profesora de la Universidad Autónoma de Chihuahua, integrantes del comité evaluador del Comeaa.

Por parte de la UV asistieron Leticia Rodríguez Audirac, secretaria Académica; Domingo Canales Espinosa, director general del Área Académica Biológico-Agropecuaria; Gustavo Ortiz Ceballos, director de la Facultad de Ciencias Agrícolas campus Xalapa, integrantes del comité de evaluación, docentes y estudiantes.

 

Proceso de reacreditación

Sara Ladrón de Guevara recordó que la historia de acreditación del PE de Ingeniero Agrónomo inició en 1996, cuando cumplió satisfactoriamente con los requisitos fijados por los CIEES, alcanzando el Nivel 1.

Indicó que en 2007, por acuerdo de la Honorable Junta Académica de la Facultad, se instaló la comisión de acreditación que impulsó la autoevaluación del programa con base en la metodología establecida por el Comeaa, en agosto de 2008 fue evaluado por dicho organismo y el 20 de febrero de 2009 se entregó a la UV el certificado que acreditó el PE.

El certificado obtenido comprendió del 5 de diciembre de 2008 al 4 de diciembre de 2013, “en menos de tres meses estamos en búsqueda de la reacreditación del programa”.

Sobre el proceso, Tovar Martínez detalló que inició con el envío del documento de autoevaluación; la siguiente etapa consiste en comprobar que el PE haya mantenido los indicadores que le dieron el merecimiento de la acreditación hace cinco años y que haya establecido sus sistemas de aseguramiento de localidad que garantice sus procesos de docencia, investigación, extensión y servicio, que se desarrollen adecuadamente acorde al cumplimiento de su misión.

“En esta evaluación, a diferencia de la acreditación, no vamos a verificar que se cuente con alguna información, sino que la información haya sido utilizada y se haya retroalimentado en los diferentes procesos, así como medir los resultados educativos”, finalizó.

Deja un comentario