Alan Turing por NeLC

Alan Turing por NeLC


Alan Mathison Turing, uno de los padres de la Ciencia de la computación, precursor de la informática moderna, nació en Paddington, Londres, Inglaterra, el 23 de junio de 1912.

El 7 de junio de 1954 falleció, después de consumir un poco de manzana que contenía cianuro.

Hombre multidisciplinario, el ser precurso de la computación lo consiguió por su trabajo como matemático, lógico, criptógrafo y filósofo. Además era un atleta que corría el maraton y grandes distancias.

La manzana mordida apareció al lado de su cama, en su buro, pero igualmente era una costumbre que Turing tenía de cada noche, la de comer una manzana.

De hecho la manzana mordida de Turing dio inicio a otra leyenda, la del logotipo de Apple,

En 1936 presenta su famosa “Máquina de Turing”, la cual es un compuesto abstracto o teórico que simula el comportamiento de cualquier tipo de ordenador, mediante un articulo que envío el 31 de mayo de ese año a la revista Proceedings of the London Mathematical Society, pero que fue publicado hasta 1937.

En 1940, presenta la que sería la primera máquina de computación electrónica digital.

También realiza algunos trabajos para los egiptólogos descifrando inscripciones.

Alan Mathison Turing  también participó en la II Guerra Mundial, pues entre 1939 y 1945 trabajó con un equipo secreto militar para los Aliados descifrando los códigos nazis producidos por la máquina ‘”Enigma'”l, para lo cual construye las primeras computadoras electrónicas especializadas: ‘”Colossus'” o la ‘”Bomba'”. Fue en ese entonces director de la sección Naval Enigma del Bletchley Park.

El 1 de septiembre de 1939, cuando Alemania invadió Polonia Alan Turing ya trabajaba el Government Code & Cypher School (GC&CS), el Servicio de Inteligencia británico, con quienes participaba desde un año antes, pro ya centrado en descifrar el código secreto de los nazis para sus operaciones militares en todo el campo de guerra.

En ese entonces ya era doctor por la Universidad de Princeton y tenía una extensa publicación de textos sobre computación, que muestran el germen de la computación que luego se desarrollará.

El trabajo de Alan Turing por descifrar este código se plasma en la película “Imitation Game”.

La máquina Enigma utilizada por la mayor parte de las comunicaciones alemanas durante la guerra tenía un funcionamiento complejo. Se basaba en cinco rotores que variaban cada vez que se pulsaba una tecla, de manera que cada letra del alfabeto ofrecía un número altísimo de posibilidades. El Ejército alemán complicaba más las cosas cambiando la posición de los rotores una vez al mes. Los mandos alemanes de la época veían a Enigma como indescifrable.

Poco antes del estallido de la guerra, el GC&CS británico se reunió con el Servicio de Inteligencia polaco, que también estaba intentando desentrañar el código Enigma. A partir de la información recibida, Turing empieza a trabajar con otro enfoque, mejorando el método polaco. Su tarea, junto a la de otros criptoanalistas de perfiles variados, se llevaba a cabo en la mansión de Bletchley Park, situada en el condado de Buckinghamshire, en plena campiña inglesa, donde llegaron a trabajar hasta 10,000 personas.

En tres meses desde que recibiera las informaciones del Servicio polaco, Turing fue capaz de descifrar el código alemán. Pero había que hacerlo más rápido, automatizar el proceso. Para ello el matemático diseñó junto a su colega de Cambridge, Gordon Welchman, su propia máquina para contrarrestar la potencia de Enigma, la llamada ‘bomba’. El sistema se servía de análisis matemáticos para determinar cuáles eran las posiciones más factibles de los rotores, para que se pudieran probar lo antes posible.

Las máquinas se empezaron a construir en masa y entraron en funcionamiento en la primavera de 1940. Durante los meses de verano, jugaron un papel determinante descifrando los mensajes de la fuerza aérea alemana, que atacó instalaciones militares y ciudades por toda Gran Bretaña. En Bletchley Park un ejército de ‘bombas’ trabajaba en la retaguardia inglesa para ayudar a la supervivencia de la nación. En 1943 las ‘bombas’ ya descifraban un total de 84,000 mensajes de Enigma al mes.

Por esta misma posición en el ejército británico accedió a información muy privilegiada y restringida del ejército inglés, por ello cuando terminó la guerra se le vigiló estrechamente.

En 1947, crea una máquina algorítmica imaginaria, que logra calcular cualquier problema que pueda ser reducido en forma algorítmica.

En 1950, perfecciona en el Laboratorio Británico Nacional de Física su ‘”máquina Turing'”; en ese mismo año en un trabajo periodístico predice el advenimiento de la inteligencia artificial y elabora su teoría de la ‘”máquina inteligente'”.

Alan Turing fue el consolidador formal del concepto de algoritmo, que es la base del funcionamiento de todos los ordenadores actuales. Turing también dedicó gran parte de su ingenio en desarrollar teorías acerca de la inteligencia artificial (uno de sus logros más importantes fue el diseño del Test de Turing, que permite determinar si una entidad es inteligente o no).

En 1952 Arnold Murray, el amante de Turing, junto con un cómplice robó en la casa de Turing, ante lo cual el padre de la informática acudió a la policía a denunciar el delito y durante la investigación policial salió a relucir su relación con el asaltante, ante lo cual Turing reconoció su homosexualidad.

En esa época la homosexualidad seguía considerándose un delito en Inglatrra, por lo que se le imputaron cargos por ‘”indecencia grave y perversión sexual'”, los mismos que a Oscar Wilde más de 50 años antes.

Convencido de que no tenía de qué disculparse, no se defendió de los cargos y fue condenado, por lo que tuvo que decidir entre ir a prisión o someterse a castración química mediante inyecciones de estrógenos para reducción de la libido, opción ésta última que eligió; las inyecciones le produjeron importantes alteraciones físicas, como la aparición de pechos y un apreciable aumento de peso, que le condujeron a padecer de disfunción eréctil.

Dos años después del juicio, e l 7 de junio de 1954, a los 42 años de edad, Turing falleció debido a la ingesta de una manzana contaminada con cianuro, lo que fue catalogado por las autoridades británicas como suicidio, pero que desde entonces levanta sospechas de que pudo haber sido un asesinato, mientras que su madre dijo que fue un simple descuido de Turing en la manipulación de las sustancias de su laboratorio.

El 24 de diciembre de 2013 la reina Isabel II promulgó el edicto por el que se exoneró oficialmente al matemático, quedando anulados todos los cargos en su contra

Deja un comentario