Alef (también aleph) es la primera letra del alfabeto hebreo, equivalente a la letra griega alfa y la A del alfabeto latino. Su símbolo es   y, según ciertas interpretaciones, el término alef significa buey ya que su símbolo parece representar la cabeza con dos cuernos de dicho animal. Pero otra interpretación afirma que representa la figura de un hombre que aparece levantando una mano hacia el cielo y la otra hacia la tierra, por lo que la figura sería el ícono de la mediación entre dos mundos: el paraíso celeste y el mundo terrenal. Esta última interpretación parece ser la que inspiró a Borges cuando escribió el cuento El Aleph, en el cual el término designaba un punto en el universo desde el cual podía contemplarse todo lo existente en el pasado, presente y futuro. Una ubicación privilegiada para quien fuese capaz de encontrarla.

         Esta interpretación es también la que animó a los fundadores de la revista digital Álef Libera el Conocimiento, dirigida sobre todo a los jóvenes con el propósito de acercarlos al conocimiento científico. En verdad la revista aspira a convertirse en un punto aleph, en una atalaya que permita a quien se acerque a sus páginas virtuales recorrer con la mirada los alcances de la ciencia actual.

         En un momento en que nuestro país se convulsionaba por la violencia, la crisis económica y la ausencia de rumbo político; condiciones que coartaban el futuro de nuestros jóvenes, para quienes parecía –y aún parece- que sus posibilidades de realización como seres humanos se diluían en la nada, nace Alef, hace un par de años, con el recurso de la imaginación, con el anhelo por salir de nuestras circunstancias, no coyunturalmente, sino de manera sustantiva, nos dicen sus fundadores los periodistas Sandra Isabel Jiménez y Marco Antonio Aguirre.

         Se diseñó a contracorriente de planes de negocios, de temas de “interés” para medios de difusión y gobiernos, que miran a los jóvenes basándose en sus “estilos de vida” desde la comodidad de sus intereses, o desde sus escritorios; un poco por la triste y dramática cotidianidad.  Sin inversión y en plena guerra contra la delincuencia, Álef dispuso de otros recursos (gratuitos): el libre albedrío y la voluntad, sumando a personas maravillosas para que le ayudasen.

         Sus objetivos parecen cumplirse con creces, pues basta entrar al portal Álef Libera el Conocimiento (http://alef.mx/) para de inmediato sentirse inmerso en el mundo de la ciencia contemporánea.

         El panorama que sobre la ciencia nos brinda esta revista digital no sólo es amplio, sino también situado en el contexto cultural de nuestro tiempo, para lo cual basta revisar las distintas secciones que lo componen.

         Por ejemplo, y para que el lector tenga una idea de la diversidad ofrecida por Álef, en una de sus recientes ediciones podemos encontrar artículos sobre los siguientes temas:  una cápsula sobre los llamados “lentes gravitacionales”; Piensa un número, truco de magia que es de matemáticasDescubren un trastorno neurológico detectado sólo en niños turcos; Internet tiene que hacer acrobacias para seguir el ritmo de la innovaciónHermes, sistema de mensajería cifrada y segura para celulares; La historia debe apuntar hacia la sociedad civil: Florescano Mayet;…

         Como puede apreciarse, el panorama de temas cubiertos por Alef va de las matemáticas a las ciencias sociales, tocando además tópicos educativos y tecnológicos, todo ello en un estilo sencillo y ágil, lo cual hace la lectura de fácil comprensión, además de que está todo enmarcado en un llamativo diseño con imágenes ilustrativas y atractivas.

         También cubre, en forma importante, el género de la entrevista sin evitar temas polémicos, como lo es la que se le hizo, por Karina de la Paz Reyes, a la artista plástica y crítica Gladys Villegas, quien afirma que “el arte está permeado por todos los prejuicios y estereotipos sociales y por ello ‘también es sexista, clasista, racista y homofóbico.” 

         Por todo ello la revista digital Álef Libera el Conocimiento, es recomendable para todo aquel que gusta y está interesado en la ciencia. En esta publicación encontrará no solamente una interesante diversidad de temas, sino que descubrirá que están expuestos en una forma atractiva y clara.

         Hoy cumple dos años y sigue combatiendo la resistencia a la comunicación digital, aún cuando ésta es inclusiva y comprehensiva de todas las formas y contenidos de comunicación social.

         Puede ser que el anhelo de quienes fundaron Alef no haya sido del todo satisfecho, lo cual es comprensible porque es una tarea formidable, pero debe reconocérseles como visionarios al observar condiciones que ya anunciaban nuevas actitudes de los jóvenes, y que les permitió ser testigos del Movimiento #YoSoy132 (14 de mayo de 2012) que derrumbó parte de los prejuicios e ignorancia en torno a los jóvenes, hecho que inspiró su fundación.

         Reflexionar para comprender lo que se ve y lo que no se ve.

Deja un comentario