El ojo


¿Cómo hacer atractiva una clase teórica para los estudiantes? Ricardo López León, profesor investigador del Departamento de Diseño de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), busca responder a esta interrogante mediante ejercicios visuales. Bajo la perspectiva de que lectura y escritura no serán suficientes para un profesionista en el siglo XXI, pues necesitan desarrollar otras habilidades, como la alfabetidad visual, que es la capacidad para generar, interpretar y comunicarse a través de imágenes, emprendió un ejercicio en aulas universitarias.

visual-head-51217.jpg

El punto de partida ha sido la motivación estudiantil, para ello, se consideró el lenguaje visual como un segundo idioma y, por consiguiente, se incorporarían más actividades relacionadas con las imágenes en la dinámica de la clase. Se seleccionó la fotografía, para que los alumnos no tuvieran que generar una imagen, pues les llevaría más tiempo, entonces los reportes de lectura de las materias de seminario de teoría y publicidad se realizarían por medio de la entrega de una foto.

El también miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) comentó: “Realizan la lectura y el objetivo es sacar una foto y subirla a una plataforma que se llama Photobucket, y eso está muy fácil porque envías la fotografía a un correo y se sube automáticamente a la plataforma, eso permite que después en clase accedas a la plataforma y tengas acceso a todas las fotos”.

Ricardo-López-León-4.jpg

Ricardo López-León.

Tras la conclusión del semestre, en ambos grupos se observó una mayor motivación por parte de los estudiantes para realizar las lecturas, aumentó la asistencia a clases y el número de reportes en casi un 100 por ciento, además, resultó positiva la participación en la discusión sobre las fotografías, pues en un principio se hizo de manera obligatoria, pero después se hizo voluntaria y la mayoría quería exponer su imagen en clases.

“Me di cuenta que hacer la fotografía, en la mayoría de los casos, los llevaba a regresar a la lectura, o sea, a preguntarse ‘de qué voy a hacer mi foto’, volvían a leer esa parte que querían representar en la fotografía. Lo que también fue benéfico de este ejercicio es que el estudiante llega ya a la clase con una opinión sobre la lectura, porque como ya hizo su foto, ya sabe qué puede opinar sobre la lectura”, destacó.

A la par de observar cómo los estudiantes tradujeron conceptos teóricos al aspecto visual, pues hubo quienes capturaron la imagen montando un set con cosas que había en su casa, mientras que otros sacaron una fotografía cuando andaban por la calle, realizó entrevistas para conocer en voz de los alumnos las diferencias entre los reportes escritos y visuales: para algunos resultó más difícil el reporte visual porque tenían que comprender bien la lectura para hacer la fotografía; para otros, al tomar una panorámica la información se volvía suya, entonces ahí se habla de apropiación del conocimiento que es fundamental para el aprendizaje significativo.

“La calificación es complicada porque son fotografías hechas con celular, algunos no cuidaban el encuadre, aspectos técnicos que los diseñadores deberían ser hábiles para hacerlo, pero yo no calificaba la calidad de la fotografía, porque más bien pensaba en el reporte, la relación con el concepto de la lectura, entonces como son reportes visuales, era entregado o no entregado”, mencionó.

Finalmente, López León apuntó que se encuentra colaborando con dos docentes de las licenciaturas en diseño industrial y diseño de modas, para que adopten este sistema de reportes visuales en sus clases y así poder continuar con su investigación para que un tercero implemente estos ejercicios y así él pueda observar mejor el desempeño de los estudiantes.