Mapa de Paraguay, Uruguay, parte de Argentina y parte de Brasil, de Giovanni Petroschi, Antonio Machoni y Juan Francisco D'Avila

Mapa de Paraguay, Uruguay, parte de Argentina y parte de Brasil, de Giovanni Petroschi, Antonio Machoni y Juan Francisco D’Avila


Antonio Macioni nació en Iglesias, Cagliari, Reino de Cerdeña (hoy Italia), el 1 de noviembre de 1672.

Llegó como misionero a Buenos Aires el 24 de septiembre de 1698. El 30 de noviembre de 1690 tomó sus primeros votos y después de unos años, el 21 de diciembre 1695, mediante una carta dirigida al General de la Orden pidió ser enviado como misionero a las Indias Occidentales.

En América su nombre cambió por el que es conocido mayormente, Antonio Machoni, para facilitar su pronunciación.

En Sudamérica realizó la mayor parte de su obra científica, la cual lo muestra como unjesuita que fue capaz de hacer trabajos de cartografía, lingüista en la recuperación de lenguas de esa región, biógrafo de otros jesuitas y hasta creo manuales de dirección para la Compañía de Jesús.

Lo que se conoce sobre la lengua lule -extinta- es lo escrito por el padre Antonio Machoni en su obra “Arte y vocabulario de la lengua lule y tonocote” (Madrid-1732), basado en el dialecto lule hablado en la misión de San Esteban de Miraflores, sugiriendo que ambas denominaciones correspondía a una misma lengua, hipótesis que es objeto de debate.

También es autor del gran mapa del Chaco que comprendía desde el Río de la Plata hasta la Reducción de los indios Chiquitos en el Brasil, desde el Río Paraná hasta la ciudad de Potosí en Bolivia; la cartografía y el dibujo se muestran plenamente. Este mapa ilustra la “Descripción Chorográfica del Gran Chaco Gualumba”, publicado en Córdoba (Argentina), 1733, del que es autor el historiador y sacerdote jesuita español Pedro Lozano S.J. (1697-1752).

En 1708 formó parte de la expedición al Chaco que organizó Esteban de Urízar, entonces gobernador español del Tucumán. En 1711 se desempeña en la reducción de indígenas lules de San Juan Bautista de Balbuena, y en 1715 funda la reducción de San Esteban de Miraflores, al oeste de la anterior.

Más tarde fue profesor, y posteriormente rector, del Colegio Máximo de Córdoba hasta 1728, año en que es enviado a Europa como procurador de la Provincia jesuita.

Estuvo en Roma de 1732 a 1733, pasó luego a España. En este país, publicó “Las siete estrellas de la mano de Jesús”, tratado histórico de las admirables vidas y resplandores de virtudes de siete varones, ilustres de la Compañía de Jesús, naturales de Cerdeña y misioneros apostólicos de la Provincia del Paraguay de la misma Compañía.

Fue Procurador en Europa, después de haberse desempeñado como Provincial de las Provincia jesuítica del Paraguay desde 1739 a 1744.

En 1732, se publica en Roma su obra “Novísima descripción de la Provincia jesuítica del Paraguay y de sus adyacencias” (Paraguariae Provinciae Soc. Jesu cum adjacentibus novissima descriptio).

Publica en 1732, en Madrid un “Arte y vocabulario de la lengua lule y tonocoté”; y en Córdoba, España, su libro: “Las siete estrellas de la mano de Jesús” que contiene la biografía de siete misioneros jesuitas, naturales de Cerdeña, Italia, que se ubicaron en Río de la Plata, texto que adquirió mayor alcance que la ponderación misionera al presentar datos sobre la historia de lo que después será Argentina. Su relavancia como lingüista e historiador quedaba plasmada.

En 1733, publicó: “Día virginio” y en 1750, publicó su última obra: “El nuevo superior religioso ilustrado en el arte de gobernar”, lo que también lo ratificó como conocedor de las normas jesuíticas y dejó constancia de sus habilidades administrativas.

Regresa al Río de la Plata en 1733 en compañía de otros 30 misioneros, y en 1739 está a cargo de la Provincia Jesuítica del Paraguay, permaneciendo en ese cargo hasta 1743.

Falleció en Córdoba (Argentina) en 1753.

Deja un comentario