Roberto Bravo Garzón es una presencia indisoluble a la historia y porvenir de la Universidad Veracruzana (UV) debido a su visión e impulso al quehacer cultural y artístico que colocó a la institución en el plano nacional e internacional, aseveraron los participantes en la mesa redonda que abordó su faceta como promotor cultural.

El evento se realizó el sábado 25 de mayo, en la explanada de la Unidad de Artes, como parte del Homenaje a Roberto Bravo Garzón que la UV realiza desde el miércoles 22. En esta ocasión estuvieron presentes autoridades e integrantes de la comunidad universitaria, encabezados por el rector Raúl Arias Lovillo, familiares y amigos del ex Rector, así como público en general.

Luis Hernández Palacios, ex alumno y colaborador de Bravo Garzón, y Jorge Ruffinelli, quien fungiera como director del Instituto de Investigaciones Lingüístico-Literarias de la UV durante su rectorado, abordaron su papel como promotor cultural. Sus comentarios fueron moderados por la investigadora Esther Hernández Palacios.

Los participantes subrayaron la visión del académico y estadista, al impulsar de manera singular el quehacer cultural al interior de la máxima casa de estudio de Veracruz.

Luis Hernández Palacios, quien fungió como profesor fundador de la maestría en desarrollo regional que creó Bravo Garzón, reconoció la visión y energía con las que, siendo Rector, impulsó el crecimiento tanto académico y cultural de la UV.

“Una personalidad como la de Roberto Bravo Garzón está indisolublemente ligada a la historia y el porvenir de la Universidad Veracruzana y, en más de un sentido, al estado de Veracruz”.

Agregó que “fusionó con maestría su ámbito natal, el desarrollo del conocimiento intelectual, la actividad política, el impulso a la creación artística y difusión de la cultura y la creación de instituciones que hoy han madurado como un bien social”.

Por otro lado, el escritor, crítico cinematográfico y académico en la Universidad de Stanford, Jorge Ruffinelli, dijo que conoció a Bravo Garzón en un periodo muy difícil y traumatizante, al ser exiliado de su natal Uruguay, “pero que recuerdo de una manera muy cordial, desde el corazón, por que la Universidad Veracruzana abrió sus brazos ante un desconocido, ante un nuevo amigo”.

Relató que gracias al trabajo y entusiasmo de sus compañeros en el entonces Centro de Investigaciones Lingüístico Literarias, fue posible hacer recíproco el apoyo durante los doce años que fungió como director y recordó el momento en que Bravo respaldó iniciativas como el homenaje a Juan Carlos Onetti, que hasta la fecha se recuerda por quienes participaron.

Fue gracias a su apoyo que también fue posible traer a Julio Cortázar y Gabriel García Márquez, quien vino en realidad a saludar a Onetti durante el homenaje y se sentía ligado a la institución al ser la primera que lo publicó en México, con Los funerales de la mamá grande.

Ruffinelli mencionó que con la realización de los largometrajes “La viuda de Montiel” de Miguel Litti y “María de mi corazón”, dirigida por Jaime Humberto Hermosillo, Bravo Garzón dio una proyección internacional a la UV ya que conjuntaban elencos talentosos, escenarios como Tlacotalpan y, en el caso de la segunda película, se basaba en uno de los doce cuentos peregrinos de García Márquez, quien recién había sido galardonado con el Nobel de Literatura.

Al término de la mesa y como agradecimiento por su participación en el homenaje, el rector Raúl Arias Lovillo les entregó los libros Nacho López, ideas y visualidad, El coronel no tiene quien le escriba y Una visita a Marius de Zayas, todos ellos publicados por la Editorial UV.

Enseguida se efectuó la mesa titulada “Artes”, donde múltiples creadores de la UV dieron testimonio de la concepción y trascendencia que tenía la cultura para Roberto Bravo Garzón.

Participaron el director teatral Manuel Montoro, el artista Guillermo Barclay, el actor y director Francisco Beverido, el músico Guillermo Cuevas, los directores de la Orquesta de Música Popular y el grupo Tlen Huicani, Mateo Oliva y Alberto de la Rosa, respectivamente, y la artista Rossana Filomarino.

Posterior a ambas mesas, se inauguró la exposición de fotografías del quehacer teatral de la UV durante el rectorado de Bravo Garzón, muestra integrada por una treintena de carteles realizados por Fernando Vilchis, Leticia Tarragó, Pepe Maya y Víktor Gorka entre otros, que dan cuenta de los montajes de obras de Harold Pinter, Arthur Miller, Emilio Carballido y Witold Gombrowicz, por mencionar algunos.

La jornada finalizó con la presentación de la Orquesta de Música Popular y el Coro de la UV. El Homenaje a Roberto Bravo Garzón continuará este domingo 26, a las 12:00 horas, con la presentación del Ballet Folklórico de la UV y el programa “Raíces del pueblo, cantos y danzas del estado de Veracruz”.

Deja un comentario