Sistema Arrecifal Mesoamericano- WWF

Sistema Arrecifal Mesoamericano- WWF


El Sistema Arrecifal Mesoamericano es el mayor sistema arrecifal del Atlántico occidental y el segundo mayor en el mundo, después del arrecife de Australia. Pero su preservación y la de las especies que lo habitan se ve amenazada por la gran cantidad de turismo que llega y la sobrecarga poblacional de la zona, señaló la oceanógrafa Judith Morales López, quien se encarga de la gestión y seguimiento de los proyectos de conservación de el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) México en la región, el cual ha desarrollado 21 proyectos en siete años, de 2009 a 2016.

El arrecife mesoamericano está compuesto por un territorio de 100 kilómetros de largo que comparten la costa de Quintana Roo en México, Belice, la costa del Caribe de Guatemala y Honduras. En este territorio habitan en total 65 especies de corales, 500 especies de peces y alrededor de dos millones de personas, detalló.

arrecife recuadro 723Los trabajos se han desarrollado con diversos socios, como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Amigos de Sian Ka’an, Pronatura, Centro Mexicano de Derecho Ambiental y Fondo para la Paz, todos buscando rescatar y conservar las especies que habitan el Sistema Arrecifal Mesoamericano.

No obstante, ante el creciente número de turistas que llegan a las playas de Quintana Roo y lo frágil del ecosistema, el equilibrio de especies como la tortuga marina, el jaguar, el caracol rosado o incluso los manglares, se han visto afectados y su preservación es amenazada.

“Tan solo en Quintana Roo, el arrecife recibe más de 10 millones de turistas al año y una derrama económica de más de ocho mil millones de dólares. Aunado a todo esto, Quintana Roo tiene una población de 1.5 millones de personas, lo que representa mucha gente para un ecosistema tan frágil”, detalló la oceanógrafa.

Acciones para preservar el ecosistema

Actualmente, la WWF trabaja en diversos proyectos marinos entre los que se encuentra el manejo sustentable de la langosta, conservaciones de agregaciones reproductoras de peces, restauración de corales y caracol rosado, así como la conservación de megafauna marina que incluye tiburones, rayas y tortugas marinas.

“Para la conservación de la tortuga marina se utiliza un transmisor satelital que se pega en el caparazón de la tortuga y se mandan señales al satélite para rastrearla en su zona de anidación, de alimentación y cómo migran”, relató Morales López.

Judith Morales López.

Judith Morales López.

Judith Morales

Es oceanógrafa con maestría en ciencias de contaminación ambiental, así como maestría en gestión integrada de cuencas en la Universidad Autónoma de Querétaro. Su enfoque es en la gestión y seguimiento de los proyectos de conservación de WWF México en la región. Previo a su trabajo con WWF, colaboró con The Nature Conservancy (TNC) como coordinadora del Programa Marino Costero de la Península de Yucatán por tres años enfocando su trabajo en pesquerías, planificación para la conservación de sitios, el seguimiento de la estrategia de agua de TNC en la zona y el seguimiento de convenios de conservación con socios locales.

Con respecto a la restauración de corales, se detalló que en alianza con la UNAM realizan un proyecto en el que cada agosto, cuando los corales de acropora desovan, se captura el desove y es llevado a un laboratorio donde se fertiliza. Los investigadores de la UNAM comienzan a cuidarlas en acuarios y después son liberadas en el mar.

La oceanógrafa agregó que “para otros proyectos también se utiliza tecnología como las sondas batimétricas para conocer cómo es el contorno del fondo del mar. Se graban los sonidos de los peces a través de video subacuático y buceo. Se marcan los organismos para conocer sus movimientos”.

Conociendo el arrecife mesoamericano

Las playas de Quintana Roo son preciadas por sus ecosistemas, los principales son las selvas y los humedales, que constituyen la casa y el hábitat de muchas especies importantes como el jaguar o los manglares, el lugar donde se refugian diversas especies de peces.

“En la parte de las playas y las dunas, que es la más asediada por el turismo, viven especies como las tortugas marinas que utilizan ese territorio para anidar y poner sus huevos. En la región también habita una de las especies más amenazadas en el país, se trata de los arrecifes coralinos, en especial el acropora que es el que ayuda a formar el arrecife”, detalló la oceanógrafa.

arrecife recuadro1 723Señaló que una de las partes más importantes para conservar el equilibrio en el ecosistema es su sistema hidrológico subterráneo, que tiene capa de agua dulce en los primeros metros y debajo de ella una capa de agua salada.

“Estos ecosistemas están conectados por los flujos de agua, tanto el de agua dulce que va hacia el mar, como el de agua salada que va hacia el continente”, explicó Morales López.

Entre las principales especies que habitan el arrecife mesoamericano se encuentra la agregación más grande de tiburón ballena, también es muy conocido en la zona por la pesquería de langosta y caracol rosado, las especies de coral y un mamífero importante como el manatí. En hábitats costeros se encuentran los flamencos, las tortugas marinas y los cocodrilos que habitan las zonas pantanosas. En la selva está el jaguar, el tapir, el mono araña y el mono aullador.