Dario Fo- Gabriel Bouys- Getty Images

Dario Fo- Gabriel Bouys- Getty Images


Darío Fo, nació el 24 de marzo de 1926 en Sangiano, un pequeño pueblo de Varese, Italia, en el que su padre era el jefe de estación, en el seno de una familia obrera antifascista, Premio Nobel de Literatura en 1997, antifascista, critico del poder político y eclesial.

Antes de iniciar su exitosa carrera teatral como escritor, además de que también era actor, a principios de la década de 1950, estudió pintura y arquitectura, elementos que también utilizó para su trabajo escénico, en la Academia de Bellas Artes de Brera, en Milán, donde comenzó su carrera teatral como actor y escritor de obras teatrales satíricas. En 1954, Fo se casó con la actriz Franca Rame, con quien fundó en 1959 la compañía teatral «Dario Fo-Franca Rame» en la que montaron numerosos espectáculos en la línea de la Comedia del arte (Commedia dell’Arte), fruto de ese matrimonio nació su hijo Jacopo, también actor, escritor y dramaturgo.

Inconformista y observador de su época, saltó a la fama en 1969 con su obra “Misterio Bufo”, una epopeya sobre los oprimidos inspirada en la cultura medieval, en la cual el héroe es un malabarista, que estimula la rebelión con la risa.

En esa obra se vio por primera vez en todo su esplendor, su tendencia a llamar a la rebelión contra los poderosos y los hipócritas, mediante una lengua inventiva, lo cual se volvió una constante de su arte.

El éxito conseguido con la Cía Fo-Rame les hizo sentir esclavos de la burguesía y replantearse su actividad en el teatro. Fruto de esta crisis fundaron la compañía teatral autogestionada Nuova Scena en 1968 con el ánimo de realizar un teatro auténticamente popular, crítico, social y que fuera políticamente eficiente. En los setenta la compañía se transformó en el Colectivo Teatral LA COMUNE, independiente y autogestionada, manteniéndose al frente de ella Dario Fo. La compañía fue objeto de un atentado por un grupo fascista en 1978. En los años 60 sus obras para la televisión solían ser censuradas, razón por la cual volvió al mundo del teatro.

Entre sus obras teatrales más conocidas figuran “Muerte accidental de un anarquista”, “Pareja Abierta” y “Aquí no paga nadie”.

Su teatro se caracterizaba por un lenguaje absurdo en el que mezclaba dialectos, latín, italiano y citas literarias, en el cual supo con humor e ironía tratar tanto temas políticos como conflictos de amor y sexo.

Su peso en el mundo del teatro, era tal que la mayoría de los integrantes de este ámbito lo llamaban “el maestro”, sobre todo por aquellos que acudieron a sus talleres de teatro callejero y experimental, coordinados por su hijo, Jacopo Fo.

En 1977 le otorgaron el Premio Nobel de Literatura.

Fustigador del poder político y eclesial

En lo político, Dario Fo fue anticonformista, simpatizante comunista, admirador de la experiencia chilena con Salvador Allende.

Aún con esa tendencia de la izquierda italiana, lamentaba que esta murió el día “en que se casó estúpidamente con el poder”.

En su obra, plasmada en más de cien obras teatrales y numerosos libros, fustigó a los poderes político y eclesial.

Como parte de su activismo político siempre estuvo en primera fila para defender sus principios, en particular en los años 1970 y 1980, los llamados “años de plomo”, cuando fundó la organización “Soccorso rosso” (Socorro rojo) para dar asistencia legal a los militantes de izquierda.

En la década de los noventa luchó a favor de la legalización de la droga, del aire puro, del control de la natalidad, atemorizando a los católicos con su divertido anticlericalismo.

 

Su muerte, y aún despues

Falleció el 13 de octubre de 2016, en Milán, Italia.

Parádojas del destino, su deceso ocurrió el día en que se anunció el Premio Nobel de Literatura 2016.

Pocos meses antes de morir, comentó en una entrevista con el diario Il Corriere della Sera.“No temo la muerte pero tampoco la seduzco. Si has vivido bien es la justa conclusión de la vida”.

El maestro de la sátira y a la vez referente de la izquierda italiana, fue uno de los mayores críticos del estilo de gobierno del multimillonario y ex primer ministro Silvio Berlusconi y en los últimos años apoyó el Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo.

“La muerte de Darío Fo priva al país de una gran voz crítica, un guía espiritual para el espíritu cívico. Pero también priva a M5E de un punto de referencia fundamental, un compañero alegre, brillante y profundo”, escribió en un comunicado el grupo parlamentario del Movimiento 5 Estrellas.

Pese a ser un azote de la casta política, el senado italiano le rindió homenaje con un minuto silencio.