Los investigadores y las autoridades deben interactuar de forma dinámica para resolver algunos de los problemas que enfrenta la comunidad científica en México, consideró el doctor Pablo Rudomín Zevnovaty, ex presidente de la Academia Mexicana de Ciencias.

 

“Debe haber una interacción muy dinámica entre las comunidades científica, tecnológica y quienes tienen la autoridad. Que no se diga ‘ellos y nosotros’, sino que todos seamos ‘nosotros’ porque estamos en el mismo barco”, comentó el científico galardonado con los premios Príncipe de Asturias y Nacional de Ciencias y Artes.

 

“Espero que ahora sí haya una comunicación franca y abierta entre la comunidad científica y los directivos”, dijo.

 

Rudomín Zevnovaty se dijo optimista por la llegada del doctor Enrique Cabrero Mendoza a la dirección general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), pues las referencias que tiene sobre él son muy buenas por su trabajo en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

 

“Nos gusta criticar, pero creo que aquí hay que dar la oportunidad y sumarse a su esfuerzo”, añadió el neurofisiólogo, también miembro de El Colegio Nacional.

 

Es relevante, consideró, el compromiso del gobierno federal de incrementar la inversión en ciencia de forma gradual (hasta llegar al 1% del Producto Interno Bruto al final del sexenio), pero antes de recibir el dinero se necesita formar los recursos humanos, así como tener infraestructura y convencer a los estudiantes de que la ciencia es un camino atractivo y que en él pueden encontrar un futuro.

 

“Si nos dieran todo el dinero del mundo en este momento, no sabríamos qué hacer, entonces tiene que ser un proceso gradual y la formación de estudiantes e investigadores se lleva su tiempo, debe hacerse de acuerdo con esta visión a futuro, pueden ser cinco años o más, pero debe ser un proceso continuo”.

 

Pablo Rudomín confió en que no se genere lo que él llama proceso de “pasteurización” de la ciencia: se dan recursos, se calienta el sistema, luego se enfría.

 

Para ello, el especialista estimó necesaria también una reflexión al interior del Conacyt con el objetivo de flexibilizar algunos de los trámites solicitados a los investigadores, pues éstos se han convertido en una limitante para el trabajo científico.

 

Entre los principales problemas a resolver, destacó la agilización de la compra de insumos, como equipo de cómputo o material para investigación, pues “eso limita la utilización oportuna de recursos, no es sólo tener el dinero, es poder usarlo adecuadamente”.

 

“Se quiere hacer un mapa de capacidades científicas, yo sugeriría que se haga también un mapa de los obstáculos que se han generado para seguir adelante”.

 

Rudomín Zevnovaty consideró necesario saber en qué aspectos la ciencia mexicana es fuerte y cuáles son los grupos que compiten a nivel mundial, pero también cómo no ahogarse en la burocracia.

 

Finalmente, expuso que es relevante e interesante la intención del titular del Ejecutivo, Enrique Peña Nieto, de crear una Coordinación de Ciencia en la Presidencia, porque existen decisiones políticas que tienen un componente de ciencia y tecnología importante como son los problemas ambientales, de energía y salud, en los que es necesaria la presencia continua de los investigadores.

Deja un comentario