El abogado ambientalista panameño Harley Mitchell presentó ante la estatal Autoridad Nacional de Ambiente (Anam) una denuncia por la mortandad de peces en el área protegida Bahía de Panamá, causada, al parecer, por reacciones químicas generadas por la acción del ser humano.

     El jurista informó hoy que el problema fue detectado durante una visita realizada el pasado 12 de abril a una zona del área de Pacora, en el Pacífico, en compañía de representantes de la ambientalista sociedad Audubon de Panamá.

     Entre las especies muertas se identificaron cangrejos, peces de diversas especies, medusas e incluso una tortuga marina.

     El sector ambientalista en Panamá festejó en diciembre pasado un fallo de la Sala Tercera de lo contencioso de la Corte Suprema de Justicia panameña que reconoció la condición de área protegida de la Bahía de Panamá, frente a cuyas costas se desarrolló la capital panameña.

     La decisión despejó dudas que habían surgido luego de que fuera suspendida temporalmente en la Corte y por cerca de un año una resolución de la Anam que reconocía la condición de área protegida de la Bahía de Panamá, tras una denuncia de un particular.

     La suspensión se había basado en la supuesta falta de una consulta pública al definir el área protegida, lo cual había sido refutado por los ambientalistas.

     Las organizaciones habían subrayado que, ante la falta de protección de la zona, se estaba comprometiendo el patrimonio natural que hay aún en la capital panameña y sus entornos, favoreciendo el desarrollo de proyectos sin los suficientes estudios o consideraciones ambientales por darle prioridad a consideraciones económicas.

Deja un comentario