Felix Baumgartner en su salto

Felix Baumgartner en su salto


“Cuando estaba allí parado en la cima del mundo, te conviertes en tan humilde, no piensas en romper ya los récords, no piensas en obtener datos científicos. Lo único que deseas es regresar con vida”, dijo Felix Baumgartner que a 39 kilómetros de la superficie terrestre miró la curvatura del horizonte y saltó al vacío, rompió varios récords en un solo día, el 14 de octubre de 2012: el de la caída libre más alta, el de sobrepasar la barrera del sonido sin ayuda mecánica y el vuelo de mayor altura en globo.

Después de tocar Tierra con su paracaídas, un aliviado Baumgartner dijo algunas palabras a la audiencia: “Fue un día de subidas y bajadas, así como lo fue todo el proyecto. Primero iniciamos con un hermoso despegue y luego hubo un poco de drama con el suministro de energía de mi visor. La salida fue perfecta pero en unos momentos comencé a dar vueltas lentamente, pensé que eso sólo duraría algunos segundos, pero luego empecé a acelerar. Por algunos instantes fue realmente brutal. Llegué pensar que perdería la conciencia. No sentí el boom sónico porque estaba muy ocupado tratando de estabilizarme. Aún tenemos que esperar las cifras oficiales para ver si realmente rompí la barrera del sonido. Esto fue más duro de lo que imaginé”.

Después de llegar a una altitud de 39,045 metros en su globo, a lo que se conoce como la estratósfera, este domingo Baumgartner realizó un salto desde el borde del espacio exterior, un salto que pasará a la historia, al igual que el salto que realizó, exactamente 65 años antes, Chuck Yeager, el primer hombre en romper la barrera del sonido en una nave experimental. El austriaco, Baumgartner, de 43 años, cayó durante 4:20 minutos y alcanzó una velocidad de 1,342 kilómetros por hora al saltar desde la estratósfera en un globo de helio, esto lo convirtió en el primer hombre en romper la velocidad del sonido en caída libre.

Asimismo, el austriaco rompió el récord de la caída libre más alta, que correspondía a Joe Kittinger, jefe de la misión la mañana del domingo, con 31 kilómetros en 1960, cerrando de esta forma todo un ciclo ante los ojos de su mentor, que con mucho orgullo fue testigo que cómo su pupilo superaba su récord.

Baumgartner aterrizó sano y salvo con su paracaídas en el desierto de Nuevo México desde su cápsula.

Millones de personas alrededor del mundo observaron su ascenso y el salto en vivo, ya sea en la televisión o en Internet. Durante las imágenes pudo verse que el austriaco daba vueltas, lo que preocupó a los supervisores de la misión y a los espectadores, pero pronto recuperó la estabilidad y momentos después abrió su paracaídas mientras los miembros del staff, supervisores de la misión y espectadores festejaron alrededor del mundo.

El equipo de Baumgartner se preparó y entrenó durante cinco años para esta misión, diseñada para mejorar nuestro entendimiento científico de cómo el cuerpo se comporta en condiciones extremas al borde del espacio.

La misión tuvo algunos retrasos debido a las condiciones atmosféricas antes de que el cielo azul y el suave viento de la mañana del domingo le permitieran a este austriaco emprender el vuelo hacia la estratósfera.

Para ver el video:

https://www.redbullcontentpool.com/content/stratos/products/news_clip_8_dirty_mission_accomplished?productBundleId=1350230037737-416583883&bundledType=video&productIndex=0

 

Referencias:

 

“Red Bull Stratos: Mission Accomplished”. Red Bull Stratos Newsroom.

Deja un comentario