La Oveja Dolly, en el Museo Real de Escocia

La Oveja Dolly, en el Museo Real de Escocia


Dolly es con mucho el mamífero clonado más famoso del mundo, pues es el primer ejemplar obtenido de una celula adulta. Nació en el Instituto Roslon de Edimburgo, en Escocia, el 5 de julio de 1996.

Los científicos que realizaron dicha clonación fueron Ian Wilmut y Keith Campbell.

El animal fue presentado al mundo el 23 de febrero de 1997, por un equipo científico de Escocia. Un año antes, el mismo grupo, dirigido por Ian Wilmut, había conseguido cinco ovejas por donación de un único embrión. La diferencia  más importante en el caso de Dolly estriba en que no fue necesaria la fertilización con un espermatozoide.

La célula de la que se partió era una célula especializada, lo cual supuso una novedad ya que se creía que solo se podían obtener clones a partir de células embrionarias o no especializadas.

Para “fabricar” a Dolly, los investigadores usaron una célula de ubre de una oveja blanca de la raza Finn Dorset de seis años de edad, pero antes tuvieron que encontrar un modo de ‘reprogramar’ las células de la ubre para mantenerlas vivas sin que crecieran, lo cual consiguieron alterando su medio de crecimiento (la ‘sopa’ en la que las células se mantenían vivas).

Los investigadores reemplazaron el núcleo de un óvulo por otro que se encontraba en una célula de una de las ubres de su madre y luego fue fertilizado e implantado en una madre portadora.

Fueron 277 fusiones celulares las que se generaron, de las cuales se consiguieron 29 embriones. y de todos Dolly fue el único que completó el embarazo.

Dolly vivió una existencia llena de mimos en el Instituto Roslin. Se apareó y produjo crías normales de forma natural. De este modo se demostró que este tipo de animales clonados pueden reproducirse.

Algunos estudios posteriores señalaron que la oveja clónica pudo padecer un envejecimiento celular prematuro antes de su muerte, el 14 de febrero de 2003, aquejada de una infección pulmonar, a la edad de seis años y medio. Las ovejas pueden vivir hasta 12 años, pero Dolly sufría artritis en una articulación de una pata trasera y adenomatosis pulmonar ovejuna, un virus que induce la aparición de tumor pulmonar y que es frecuente en ovejas criadas en el exterior.

Sus restos disecados están en exhibición en el Museo Real de Escocia.

Deja un comentario