La International Union of Veterans of Nuclear Energy and Industry (IUVNEI) se pronunció en contra del uso de combutible fabricado en Estados Unidos para utilizarlo en las plantas nucleares de los antiguos países soviéticos, porque no cumple los requisitos técnicos y por tanto podría provocar un segundo accidente tan grave como el de Chernobyl.
El breve comunicado apuntaba:
    ‘”El combustible nuclear producido por la firma estadounidense Westinghouse no cumple los requisitos técnicos de los reactores de la era soviética, y utilizarlo podría causar un accidente de la envergadura del desastre de Chernóbyl, que tuvo lugar el 26 de abril de 1986′”.
    Una decisión del regulador nuclear y el gobierno ucraniano de usar el combustible Westinghouse, o TVS-W, en las emisoras de energía nuclear ucranianas podría ser una actitud irresponsable en caso de emergencia.
    Hace dos años, se produjo un escape mínimo en Ucrania, usando TVS-W cuando unas armaduras de distancia dañadas presentaron riesgo de liberaciones no controladas de radiación peligrosa. Solo por un milagro, no hubo un desastre en la planta de energía nuclear de Sudáfrica, apunta la organización.
    ‘”Mientras recordamos a los que murieron en Chernóbyl, no deberíamos olvidar que la tragedia tuvo lugar por un experimento irresponsable similar con un reactor operativo vivo, impulsado más allá de sus límites de diseño. Nadie, sea cual sea su visión política de Ucrania, debería permitir que se produjese este riesgo de nuevo'”, enfatiza la IUVNE.
    La International Union of Veterans of Nuclear Energy and Industry (IUVNEI) reúne a más
de 15.000 veteranos de la industria nuclear de Armenia, Bulgaria, Hungría, Finlandia,
República Checa, Rusia, Eslovaquia y Ucrania. Se fundó en 2010 y tiene su sede en
Moscú.

Deja un comentario