El Diluvio, Francis Danby, 1840- Tate Britain

El Diluvio, Francis Danby, 1840- Tate Britain


William Whiston publicó en 1696 publicó su “Nueva Teoría de la Tierra·, donde apunta que un cometa pasó por la Tierra y en dos horas su cola de vapor produjo lluvias torrenciales (“et cataractae coeli apertae sunt”) que inundaron la faz de la Tierra (“et rupti sunt fontes abyssi”), castigo divino por las pasiones de los hombres, que antes del Diluvio al igual que las plantas y los animales eran más grandes y longevos.

Según sus cuentas, el Diluvio Universal fue el 18 de noviembre del año 2349 a.c.

El cometa al que hacía referencia fue visto en 1682, 14 años antes de la publicación de su libro, y para el mismo estableció una periodicidad de 575 años y medio, con lo cual en parte fue realizando la retrospectiva.

Whiston encontró en referencias, en la literatura clásica, al cambio en la inclinación del eje terrestre y, atribuyéndolo a un desplazamiento de los polos por el cometa del Diluvio, concluyó que antes de esta catástrofe, los planos de rotación diaria y la revolución anual coincidían, y que, por consiguiente, no habían estaciones.

También encontró referencias a un año que consiste de solo 360 días, y aunque los autores griegos se refirieron el cambio del tiempo de Atreus y Thyestes, y los romanos al tiempo de Numa, más o menos en -700, Whiston atribuyó estos cambios al efecto del encuentro de la Tierra con el cometa del Diluvio.

Whiston pensaba que la misma Tierra tuvo una fuerte interacción previa con otro cometa. Su teoría fue refutada ampliamente.

Una muestra de cómo se tomo su propuesta es el intento de Georges Cuvier por ridiculizar a Whiston, aún cuando el mismo Cuvier era defensor de una teoría catastrofista:

Whiston imaginó que la tierra fue creado de la atmósfera de un cometa, y que fue inundado a causas de la cola de otro. El calor que permaneció de su primer origen, en su opinión, excitó a toda la población antediluviana, a los hombres y a los animales, a pecar, por lo que todos ellos fueron ahogados en el diluvio, exceptuando los peces, cuyas pasiones eran aparentemente menos violentas.

Una paradoja en la vida de Whiston es que fue escogido por Isaac Newton para sucederlos en su cátedra de matemáticas en la Universidad de Trinidad, en Cambridge, cuando el Newton, se jubiló para dedicarse a los deberes de presidente de la Sociedad Real, después de que Newton se opusó a que Whiston fuese admitido en la misma Sociedad Real.

Whiston, como Newton, era un Unitario. También estaba cerca de ser un fundamentalista. Él estaba seguro que sólo una catástrofe global fue descrita en las Escrituras—aquella del Diluvio.

Del fenómeno descrito en el libro de Josué, él escribió:

“Las Escrituras no intentaban enseñarle filosofía a los hombres, o acomodarse al verdadero sistema pitagórico del mundo”.

Más allá de la veracidad de su teoría sobre el Diluvio Universal, Whiston fue el primero en ponderar la periodicidad de los cometas, visión que fue retomada por el celebra Edmund Halley.

Deja un comentario