Luna de Sangre sobre Sydney, Australia

Luna de Sangre sobre Sydney, Australia


Es uno de los acontecimientos astronómicos del verano, sobre todo en Europa, donde hace más de dos años que no se produce un eclipse total de Luna. Este viernes 27 de julio se podrá observar uno en varias partes del planeta: una luna rojiza eclipsada por la Tierra aparecerá por el horizonte.

¿Cómo se produce un eclipse lunar?

Este fenómeno ocurre cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, proyectando una sombra que oscurece nuestro satélite. Para ello es necesario que los tres objetos estén alineados, algo que no sucede todos los meses porque la órbita de la Luna alrededor de nuestro planeta está inclinada con respecto a la de la Tierra-Sol.

En este caso el eclipse lunar es total porque toda la Luna atraviesa la umbra, la parte más oscura y central de la sombra. En otras ocasiones o momentos es parcial si solo entra una parte en la umbra; o bien penumbral, cuando cruza la penumbra terrestre (parte exterior de la sombra donde solo se bloquea parcialmente la radiación solar).

A diferencia de los eclipses solares, los lunares se pueden observar desde cualquier parte del mundo, con la condición de que nuestro satélite –siempre en fase de luna llena– esté sobre el horizonte en el momento del eclipse y no haya nubes que impidan su visión.

esquema

Diagrama de un eclipse lunar y nombres que reciben las etapas o contactos con la penunbra o umbra: P1 (primer contacto, comienzo del eclipse penumbral), U1 (segundo contacto, comienzo del eclipse parcial), U2 (tercer contacto, comienzo del eclipse total), máximo del eclipse (etapa de mayor ocultación), U3 (cuarto contacto, fin del eclipse total), U4 (quinto contacto, fin del eclipse parcial), P2 o P4 (sexto contacto, fin del eclipse penumbral). / Luca/Thóumas/ GIF:Tomruen (minutado en Tiempo Universal o UT. En la Península son dos horas más)

Animation_July_27_2018_lunar_eclipse

¿Dónde se verá este eclipse?

El eclipse lunar total del 27 de julio se observará en todas sus fases en el océano Índico y las zonas continentales de alrededor, como África oriental, Oriente próximo y la India. En otras partes de Asia y África, así como en Australia, Oceanía, Sudamérica y Europa solo serán visibles algunas de sus fases, aunque incluyan la más espectacular: la totalidad.

En Europa occidental (España, Portugal, Reino Unido, Francia o Italia) se verá la segunda parte del eclipse cuando la luna salga por el este. En la mitad oriental de España saldrá parcialmente eclipsada y se podrá observar cómo pasa a estarlo totalmente, mientras que en la mitad occidental ya estará totalmente eclipsada cuando aparezca por el horizonte.

mapa

¿A qué hora se puede obsevar?

A escala global, el arranque del eclipse, que comienza y termina siendo de penumbra, se inicia sobre las 17:15h de este viernes (Tiempo Universal Coordinado) y termina a las 22:28h (ya del sábado).

En medio ocurrirán las fases de eclipse parcial que empieza a las 18:24h (13:24, hora de México) y termina a las 22:19h (17:19, hora de México); y de eclipse total entre las 19:30h y las 21:13h, con un máximo a las 20:21:46.

(Para un cálculo de la hora local del fenómeno astronómico, puede utilizar ésta página http://www.horamundial.com/personalizar.php)

En España, el Observatorio Astronómico Nacional (OAN-IGN) creó una web interactiva donde cualquier usuario puede consultar los momentos exactos en los que saldrá la luna en cada provincia y las fases del eclipse que se pueden ver.

madrid_barcelona

Así se verá el eclipse en Madrid y Barcelona. Antes de que salga la Luna en cada ciudad (horas en rojo), lógicamente no se podrá observar, aunque el eclipse ya haya comenzado. / Observatorio Astronómico Nacional (IGN)

¿Por qué es el más largo del siglo?

El tiempo que tarda la Luna en atravesar la sombra cónica que proyecta la Tierra determina la duración del eclipse, y en esta ocasión pasa más cerca del centro y se prolongará un poco más que otras veces. En sus diferentes etapas, se desarrollará durante 6 horas y 13 minutos, aunque para valorar la duración de los eclipses los astrónomos se suelen fijar en el tiempo del eclipse parcial (3 horas 55 minutos en este caso); y sobre todo, en la fase de totalidad, que se prolongará durante 1 hora y 43 minutos (103 minutos, exactamente 01h42m57s según la NASA), lo que le convierte en el más largo del siglo XXI. El 16 de julio de 2000 hubo otro eclipse lunar cuya etapa de totalidad duró más tiempo (106 minutos), pero ese año pertenece al siglo XX. Los eclipses se catalogan en las llamadas series Saros (periodos de 223 lunas) y este es el número 38 de los 71 eclipses del ciclo Saros 129.

 

¿Qué se podrá ver?

Durante la totalidad, la luna adquiere una tonalidad rojiza o cobriza al adentrarse en la umbra. La atmósfera de la Tierra, que se extiende unos 80 km más allá del diámetro de nuestro planeta, actúa como una lente que desvía la luz del Sol, a la vez que filtra eficazmente sus componentes azules y deja pasar solo la luz roja que es reflejada por el satélite. Por eso a veces se llama ‘luna de sangre’.

¿Se necesita algún equipamiento para verlo?

En los eclipses lunares no es necesario ningún equipamiento especial. Se ven a simple vista. En esta ocasión hay que buscar la luna según empiece a salir por el este, momento que coincide con la puesta de sol por el oeste. Hay que elegir un lugar elevado o donde se pueda divisar el horizonte sin obstáculos.

El eclipse también se podrá seguir en directo en diversos canales, como la retransmisión que ofrecerá sky-live.tv desde Namibia, organizada por miembros del proyecto europeo STARS4ALL y la participación del Instituto de Astrofísica de Canarias.

La oposición de Marte se une al espectáculo

La misma noche que se produce el eclipse total de Luna, y no muy lejos de ella en el horizonte, se podrá observar a Marte llegando a su oposición. Esto significa que el planeta rojo y el Sol se sitúan en lados opuestos respecto a la Tierra, quedando los tres objetos perfectamente alineados.

Ilustración con las inclinaciones relativas de las órbitas de la Tierra y Marte (aquí en oposición). / NASA

Ilustración con las inclinaciones relativas de las órbitas de la Tierra y Marte (aquí en oposición). / NASA

 

Al igual que todos los planetas de nuestro sistema solar, la Tierra y Marte orbitan alrededor del Sol, pero nuestro planeta está más cerca de la estrella, y por tanto, corre a lo largo de su órbita más rápidamente. La Tierra da dos vueltas alrededor del Sol en aproximadamente el mismo tiempo que Marte una. Por eso, unas veces los dos planetas están en lados opuestos del Sol, muy separados, y se dice entonces que Marte está en conjunción, en la otra punta de su órbita.

Sin embargo, en otras ocasiones, como ahora, la Tierra alcanza a su vecino y pasa relativamente cerca de él, quedando justo los dos planetas alineados con el Sol. Esto sucede este 27 de julio: Marte está en oposición. Es el momento en que los rayos del Sol le dan directamente y se ve más brillante desde la Tierra. Esto, junto a su distancia a nuestro planeta (57,7 millones de km) ligeramente menor que en otras oposiciones, invita a aprovechar la ocasión para observar el planeta rojo, mejor, aquí sí, con telescopios.

Si la Tierra y Marte siguieran órbitas perfectamente circulares, esta oposición coincidiría con la distancia mínima entre ellos, pero como sus órbitas son elípticas (en forma de óvalo) y no van exactamente paralelas ni tienen la misma inclinación, los dos planetas van a estar más cerca unos días después (noche del 30 y el 31 de julio), a 57,6 millones de km. Ahí ya no estarán perfectamente alineados con Sol, ni Marte se verá tan brillante a pesar de estar más cerca (por el llamado efecto de oposición).

planetas

La noche del eclipse lunar también se verán los planetas Venus, Júpiter, Saturno y un brillante Marte. / Planetario de Madrid

Deja un comentario