El mayor impacto observado de una roca contra la Luna se da el 11 de septiembre de 2013 y crea un nuevo cráter de 40 metros de diámetro

Cráter formado en la Luna por el mayor impacto observdo de una gran roca contra el satélite- IAA(CSIC)-UHU


El 11 de septiembre de 2013 una roca con la masa de un coche pequeño chocó contra la Luna y produjo un destello casi tan brillante como la estrella Polar. Se trata de la colisión más potente detectada hasta la fecha y su destello, de unos ocho segundos, el más longevo e intenso observado.

Este impacto produjo un nuevo cráter, que podría medir unos cuarenta metros de diámetro.

El meteoroide que se impactó era de de unos cuatrocientos kilos y un diámetro comprendido entre 0,6 y 1,4 metros. Se trata de cifras aproximadas, ya que su determinación depende sobre todo de un parámetro físico no muy bien conocido, denominado “eficiencia luminosa”. La colisión tuvo lugar a unos 61,000 kilómetros por hora en la zona conocida como Mare Nubium (Mar de las Nubes), una antigua cuenca de lava solidificada con una extensión similar a la de la Península Ibérica.

“En ese momento fui consciente de que acababa de ser testigo de un acontecimiento extraordinario”, declaró en su momento José María Madiedo, investigador de la Universidad de Huelva (UHU) quien detectó la colisión. El hallazgo fue posible gracias a dos telescopios del Proyecto MIDAS (acrónimo en inglés de Sistema de Detección y Análisis de Impactos en la Luna), desarrollado por Madiedo conjuntamente con José Luis Ortiz, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

Estos impactos los producen, mayoritariamente, fragmentos de cometas y asteroides que giran alrededor del Sol y que técnicamente se conocen como meteoroides. La Tierra posee una atmósfera protectora que evita que la mayoría de los metoroides que impactan contra ella alcancen el suelo, pero la Luna carece de ese escudo y hasta los fragmentos más pequeños pueden chocar contra su superficie y producir un cráter.

Como este tipo de impactos tiene lugar a velocidades de decenas de miles de kilómetros por hora, las rocas se funden y vaporizan instantáneamente en el punto de impacto. “Por eso no llamamos meteoritos a estas colisiones, ya que ese término implica que haya fragmentos”, aclara José Luis Ortiz (IAA-CSIC). El choque produce una súbita elevación de la temperatura, que da lugar a un destello que se observa con telescopios en tierra y que presenta una duración media de una fracción de segundo -muy por debajo de los ocho segundos que tardó en extinguirse el brillo del impacto del 11 de septiembre-.

La energía implicada en el impacto fue enorme: equivalente a la detonación de unas quince toneladas de TNT. Es, por tanto, al menos tres veces más potente que el mayor impacto detectado hasta antes en la Luna por la NASA y que fue grabado por la agencia espacial estadounidense el 17 de marzo del 2013.

Los resultados que se obtienen del análisis de estos destellos de impactos en la Luna permiten conocer la frecuencia con la que los meteoroides colisionan con la Tierra. Una de las conclusiones de esta investigación apunta a que la frecuencia con la que se producen los impactos contra nuestro planeta de rocas de un tamaño similar a la que impactó en la Luna el 11 de septiembre de 2013 podría ser hasta casi diez veces más alta de lo que hasta ahora pensaba gran parte de la comunidad científica.

El mayor impacto observado de una roca contra la Luna se da el 11 de septiembre de 2013 y crea un nuevo cráter de 40 metros de diámetroReferencia bibliográfica
 Madiedo J.M., Ortiz J.L., Morales N., Cabrera-Caño J., A LARGE LUNAR IMPACT BLAST ON SEPTEMBER 11TH 2013, MNRAS, 2014.

Deja un comentario