Detalle de la fachada del Museo Arqueológico Nacional de Atenas- Tilemahos Efthimiadis

Detalle de la fachada del Museo Arqueológico Nacional de Atenas- Tilemahos Efthimiadis


Tras veinte meses cerrado por renovación, el 26 de junio de 2004 el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, volvió a abrir sus puertas, en la víspera de la inauguración de los Juegos Olímpicos que se celebraron en Grecia en ese año.

El Museo fue considerado como el mejor «escaparate» de la escultura, de la cerámica y las artes menores de la Antigüedad griega, desde el neolítico hasta el arte romano.

Compuesto con 32 salas, con textos en griego y en inglés, se reabrieron más de 4,000 metros cuadrados de exposiciones, de los 20,000 que tiene el museo. En ese espacio se incluyó una exposición sobre los Juegos Olímpicos con piezas relacionadas con la historia de los Juegos en el mundo clásico, procedentes de 16 museos griegos y 18 del extranjero. Además se exponen 7.500 objetos de la época prehistórica y 1.000 esculturas, entre ellas esculturas nunca exhibidas, como unas piezas chipriotas de excepcional calidad y otras en mármol representando máscaras de la comedia, y el denominado tesoro neolítico, que se recuperó tras haber sido robado y llevado al extranjero.

La fachada neoclásica del Museo se dejo igual, ya que el edificio data de 1874, arreglándose en cambio los destrozos provocados por el terremoto de 1999 y se habilita para dar acceso a personas de movilidad restringida.

Entre las obras más llamativas que tiene el Museo se encuentran: los atletas arcaicos, los kúros, con su sonrisa enigmática; las máscaras funerarias de oromacizo micénicas (como la denominada de Agamenón yotras más rodeadas de objetos también de oro, armas, joyas…); el impresionante «Poseidón» de bronce del450 a.C., que impone a pesar de no tener su tridente; el «jockey» (Caballo y Jinete del siglo II) y el Efebo de Anticítera (349 a.C.) que dominan sus salas y concentran todas las miradas.

Deja un comentario