México obtuvo la noche del sábado un nuevo Récord Guinness al reunir a 2 mil 978 personas observando a través de su telescopio la Luna al mismo tiempo, con lo que superó la marca que consiguió en 2011 cuando contabilizó a 2 mil 753.

El Reto México, evento que llevó a cabo la Organización Noche de las Estrellas en 40 ciudades del país, logró su objetivo al superar por 225 telescopios el registro anterior.

Joanna Hessling, juez representante de Guinness World Record hizo el anuncio a las 22.30, hora local, en el estadio de béisbol del Instituto Politécnico Nacional (IPN), la principal sede del evento este año, y uno de los tres lugares oficialmente designados en la ciudad de México, junto con Universum, Museo de las Ciencias de la UNAM; y el Museo Tecnológico de la Comisión Federal de Electricidad.

Universum, el IPN, así como las ciudades de Puebla y Oaxaca, fueron los cuatro sitios con mayor número de instrumentos reunidos con 618, 392, 316 y 117, respectivamente.

Entre las 20:00 y 20:20 horas con la supervisión Hessling, voluntarios de clubes de rotarios de toda la República Mexicana verificaron que los telescopios estuvieran correctamente posicionados y tras el cómputo nacional se anunció el récord en medio de la algarabía de más de 500 personas entre participantes y asistentes presentes en el campo de béisbol del IPN, que logró una buena organización del evento en sus instalaciones.

De las 40 sedes, 32 fueron elegibles para la franquicia internacional verificadora de los récords mundiales al cumplir con todos los requisitos, como el que las sedes tuvieran como mínimo 25 instrumentos.

“Es un momento en el cual tenemos que decir gracias a un equipo gigantesco que ha participado en este evento. Cuarenta sedes se dicen fácil, pero reunir a tantos participantes e instrumentos en todo el país es complicado. Tuvimos la presencia de miles de personas que de manera generosa como todos ustedes llevaron sus telescopios a las sedes donde tuvimos el evento; entonces el primer agradecimiento va para ustedes que participaron en el Politécnico y a todos los demás también”, dijo a los participantes el doctor José Franco, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias.

El también director general de Divulgación de la Ciencia de la UNAM destacó la labor de asesoría que brindaron los astrónomos amateurs, así como el trabajo voluntario que desempeñaron los representantes del Club Rotarios en la sedes en las que actuaron como supervisores, lo que permitió que con una sola juez en la ciudad de México se pudieran tener los cómputos parciales provenientes de las distintas sedes.

Juan Rivas Mora, director del Centro de Difusión de Ciencia y Tecnología del IPN, mencionó que el balance del Reto México fue positivo no solo por  la obtención el récord, sino porque con actividades como el Récord Guinness alrededor de un evento de observación astronómica, se contribuye a que la sociedad se apropie del conocimiento. “Es una convivencia familiar en torno a la ciencia, y también buscamos con estas actividades despertar vocaciones. Estos eventos son fundamentalmente para hacer divulgación de la ciencia”.

La familia Mendoza Licona fue una de tantas que se sumó a la convocatoria. Apenas una día antes de la realización del Reto México, motivados por la petición de su hija Carla de 10 años para participar, compraron su telescopio. Pedro, el padre de la pequeña, consideró que el precio no fue relevante, sino la emoción de ser parte del récord. “Fue increíble ver la Luna con tanto detalle, jamás nos la imaginamos así, fue increíble verla y conocerla. Con esto empezamos una nueva afición en la familia”, dijo Noemí, madre de Carla, quien no dejaba de mirar a través de la lente el satélite de la Tierra.

Al concluir el anuncio oficial del Récord Guinness, los organizadores de la sede del IPN llamaron a lanzar porras a la UNAM y a Poli y se escucharon fuerte el Huelum y el Goya, cerrando con  broche de oro un  evento que tuvo muy buen ambiente, entusiasmo y convocatoria.

 

El Reto México en Universum

 

El Museo de Ciencias de la UNAM Universum, formó parte del Reto México. Desde las cuatro de la tarde comenzaron las actividades con una videoconferencia del director de Comunicación del Instituto de Ciencia Lunar de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) Brian Day, quien se refirió a la Lunar Atmosphere and Dust Enviroment Explorer (LADEE), una misión robotizada cuyo objetivo es recoger información de la atmósfera lunar para conocer de qué forma el polvo afecta las condiciones ambientales.

Brian Day al final de su plática agradeció la invitación de la Organización Noche de las Estrellas y expresó su emoción por formar parte del “Reto México”.

En Universum se ofrecieron actividades artísticas y conferencias con especialistas en varios espacios del museo, pero los reflectores se dirigieron a la explanada de las instalaciones donde poco a poco familias, parejas, amigos fueron acomodando sus telescopios hasta que los jueces, miembros del Club Rotarios contabilizaron los instrumentos. Más de mil personas disfrutaron de una noche despejada que les permitió contemplar la Luna, Júpiter y otras estrellas.