Spinosaurus alimentándose de peces- Sergey Krasovskiy

Spinosaurus alimentándose de peces- Sergey Krasovskiy


Los Spinosaurus tenían el cráneo parecido al de los cocodrilos actuales, pero su tamaño era mucho mayor. Podían alcanzar entre los doce y los diecinueve metros de largo y pesar de siete a veinte toneladas. Están considerados los dinosaurios carnívoros más grandes conocidos, mayores aún que el famoso Tyrannosaurus rex.

Un estudio publicado el 6 de enero de 2016 – elaborado por un equipo de científicos, liderado por la Universidad Nova de Lisboa y el Museo de Lourinhã (Portugal)- confirmó, a partir de registros fósiles hallados en Marruecos que el Spinosaurus es realmente el mayo carnívoro conocido hasta ahora, al ser el más grande de los dinosaurios carnívoros.

Estos reptiles -demostró el trabajo- podían engullir presas grandes gracias a su mandíbula que les permitía tragar de forma parecida a los pelícanos.

El estudio de los restos fósiles revela que el ensanchamiento lateral de la mandíbula inferior era posible en los Spinosaurus gracias a una articulación suelta y móvil entre las partes izquierda y derecha.

"Los Spinosaurus eran animales muy extraños con un cráneo como el de un cocodrilo, una mandíbula larga y estrecha, y dientes cónicos", explica Octavio Mateus

“Los Spinosaurus eran animales muy extraños con un cráneo como el de un cocodrilo, una mandíbula larga y estrecha, y dientes cónicos”, explica Octavio Mateus de la Universidad Nova de Lisboa, que también participó en la investigación.

“Evidencias directas indican que estos dinosaurios comían pescado, y nuestro estudio indica, por primera vez, que eran capaces de tragar presas grandes de una manera similar a los pelícanos actuales”, añade Christophe Hendrickx, de la misma universidad y autor principal del estudio.

Christophe Hendrickx autor principal del estudio

Christophe Hendrickx autor principal del estudio

Los investigadores aseguraron que los huesos del cráneo descubiertos apoyan además la existencia de dos especies de Spinosaurus en lo que hoy es Marruecos, a mediados del Cretácico, hace unos cien millones de años. La primera especie fue identificada por los paleontólogos como Spinosaurus aegyptiacus, un dinosaurio semiacuático y uno de los mayores depredadores terrestres.

“Este linaje de dinosaurios depredadores que conduce a los Spinosaurus se remonta al período Jurásico, y este se adaptó gradualmente a un nuevo estilo de vida semiacuático,” apunta Eric Buffetaut, coautor de la publicación desde el Centro Nacional de Investigación Científica en Francia.

Cuadrúpedo y nadador

Spinosaurus era un animal cuadrúpedo de huesos densos y patas cortas adaptadas a la natación, según revela el nuevo material fósil procedente de Marruecos. Sin embargo, Hendrickx y su equipo estiman que la presencia de más de una especie de Spinosaurs en estos depósitos está aún en duda porque los restos pertenecen a elementos de varios animales diferentes.

“Solo el descubrimiento de fósiles adicionales en Marruecos confirmará nuestra hipótesis de la presencia de más de una especie de Spinosaurus en el Cretácico Superior del norte de África”, concluye Hendrickx.

 

Referencia anteriores

El espinosaurio (Spinosaurus) fue descubierto en Egipto en 1912; era capaz de vivir en la tierra y en el agua. Tenía una gran espina dorsal en su lomo, dándole una apariencia mucho más grande e imponente.

La medida promedio de su cráneo era un cuarto de metro más largo que el cráneo más grande registrado de un tiranosaurio –gracias a su hocico alargado– y los especímenes adultos más pequeños eran casi tres metros más grandes que los especímenes adultos de T. rex de mayor tamaño. Comparado con el T. rex, el espinosaurio era un par de metros más grande y considerablemente más pesado.

En la tercera película de Jurassic Park, el dinosaurio principal era un gigante de hocico alargado, con una gran espina dorsal, dado al nado y capaz de derrotar a un tiranosaurio rex.

Podríamos decir que la variación de peso tan grande entre dos animales, cuya diferencia de tamaño es notable pero no abismal, apunta hacia una mayor cantidad de masa muscular y/u ósea. En pocas palabras, el Espinosaurio no solo era más grande y pesado, sino más fuerte y más rápido (y tenía los brazos más largos).

Referencia bibliográfica:

Hendrickx, C., Mateus, O. and Buffetaut, E. “Morphofunctional analysis of the quadrate of Spinosauridae (Dinosauria: Theropoda) and the presence of Spinosaurus and a second spinosaurine taxon in the Cenomanian of North Africa”. PLOS ONE. 6 de enero de 2016. DOI: 10.1371/journal.pone.0144695.

Los comentarios están cerrados.