La posibilidad de México para posicionarse en mercados globales es alta debido a las relaciones comerciales generadas por el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), ya que el país es un socio estratégico en iniciativas comerciales de gran envergadura, enfatizó el licenciado Marco Augusto Manrique Sánchez.

 

El director de evaluación y seguimiento para Estados Unidos en la Dirección General para América del Norte de la Secretaría de Economía resaltó que lo anterior se refleja en el crecimiento económico nacional, pues a inicios de 1993, el comercio total era de 117 mil millones de dólares y en la actualidad es cercano a 800 mil millones de dólares.

 

Durante su Conferencia magistral: Competitividad en América del Norte sostuvo que México participa con alrededor de 60 por ciento del total de las exportaciones manufactureras de América Latina. Es decir, registra un aumento significativo en el comercio mundial a partir de la firma de este tratado.

 

Invitado al Tercer Seminario Internacional de la Red de Estudios de América del Norte, el responsable de promover la relación comercial con Estados Unidos, Manrique Sánchez detalló que “somos líderes en producción no sólo de manufactura, sino también en los sectores automotriz, aeroespacial, electrónico y agropecuario”.

 

Después de más de 20 años de establecido el TLCAN, la vida cotidiana de los ciudadanos de a pie, de los consumidores se ha beneficiado por la variedad de marcas que pueden hallarse en el mercado, aseveró en el encuentro convocado por la Maestría en Relaciones Internacionales y el Doctorado en Ciencias Sociales de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

 

En la mesa moderada por la doctora María Antonia Correa Serrano, coordinadora de la citada Maestría de la UAM, Manrique Sánchez refirió que el reto principal a superar consiste en desarrollar una visión de trilateralismo con Estados Unidos y Canadá.

 

También lo es la proyección de esta competitividad en el resto del mundo, por lo que es necesario hacer atractiva la región para hacer negocios y construir centros de innovación y desarrollo para afianzar el potencial del país en naciones de Oceanía, Europa y Asia.

 

El especialista en desarrollo de negocios y comercio internacional mencionó en su charla que falta impulsar con mayor fuerza el turismo médico y las tecnologías de la información, así como los sectores automotriz, aeroespacial y electrónico, y explorar nuevos consumos de mercado con los países vecinos del norte.

 

El funcionario anunció que en la Cumbre de Líderes de América del Norte, por celebrarse en Ottawa, Canadá, serán abordados asuntos de competitividad, cambio climático, medioambiente y energía, además de otros regionales y globales sobre de seguridad y defensa. “Nuestra apuesta es afianzar diálogos económicos de alto nivel”, finalizó.

 

La doctora Correa Serrano señaló que antes de estas iniciativas comerciales existía el comercio de bienes finales, pero “hoy tenemos cada vez más comercio de bienes intermedios, por ello, las cadenas globales de valor deben seguir funcionando y fortaleciéndose. Son acuerdos mega-regionales que hablan de una integración” entre México, Estados Unidos, Canadá y el resto del mundo.