El volcán submarino Tamu Massif, Universidad de Houston

El volcán submarino Tamu Massif, Universidad de Houston


El 8 de septiembre de 2013 se difundió que un equipo de investigadores de la Universidad de Houston descubrieron a 1.500 kilómetros al este de Japón el volcán más grande de la Tierra, el Tamu Massif, con una anchura de 650 kilómetros y una extensión de unos 310.000 kilómetros cuadrados, lo cual es una superficie similar a las islas británicas, según publicación hecha en la revista Nature GeoScience.

Otro compaativo de su tamaño es que el volcán Mauna Loa, de Hawaii, el más grande de la superficie, solo cubriría el 2% de su superficie.

 

“El Tamu Massif es el mayor volcán que se haya descubierto en la Tierra”, aseguró en ese momento el geólogo marino William Sager de la Universidad de Houston y director de la investigación. “Puede haber volcanes más grandes, porque hay grandes estructuras ígneas bajo el mar, como la Meseta Ontong Java, pero no sabemos si son un volcán o un conjunto de ellos”, explica.

Localizado bajo aguas del océano Pacífico, a unos 1.500 kilómetros de la costa nipona,  el Tamu Massif pertenece a la cordillera submarina Shatsky, formada hace más de 145 millones de años por las erupciones de varios volcanes.

Los científicos aseguraron que para encontrar una estructura geológica de similares características hay que trasladarse a la superficie de Marte, al volcán Monte Olimpo, que es solo un 25% más grande que el Tamu Massif.

Hasta ahora no se sabía con seguridad si era un volcán por sí solo o una formación creada por varias emisiones desde distintos cráteres. Sin embargo, los datos recogidos por el buque de investigación JOIDES Resolution confirmaron que la masa de lava localizada constituye un único volcán.

El Tamu Massif destaca entre los volcanes submarinos no solo por su tamaño, sino también por su estructura. Es baja y ancha, lo que indica que los flujos de lava erupción viajaron largas distancias a diferencia de los volcanes de la superficie. “El Tamu Massif, no es un muy alto, pero sí muy amplio y posee unas pendientes con muy poca inclinación. De hecho, si estuviéramos de pie en su flanco, tendríamos problemas para distinguir qué camino es cuesta abajo”, recalca.

El proyecto, financiado por la National Science Foundation, formaba parte del Programa Integrado de Perforación Oceánica dedicado a la investigación internacional para el avance del conocimiento científico de la Tierra a través de la perforación, extracción de muestras y el control de la planta submarina.

Referencia bibliográfica: William W. Sager, Jinchang Zhang, Jun Korenaga, Takashi Sano, Anthony A. P. Koppers, Mike Widdowson & John J. Mahoney. “An immense shield volcano within the Shatsky Rise oceanic plateau, northwest Pacific Ocean”, Nature GeoScience. Publicado 8 de Septiembre de 2013.

Deja un comentario