Océano Cósmico, de Manolo Cocho y César Cantú

Océano Cósmico, de Manolo Cocho y César Cantú


Por primera vez un proyecto de arte que no busca explicar la ciencia, sino crear un sistema dialéctico en el que el arte contemporáneo, la astronomía y la historia dialogan. Se trata de la exposición “Océano Cósmico” inaugurada este viernes en el Museo de las Ciencias Universum, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

El proyecto nació de un trabajo en colaboración entre los artistas Manolo Cocho y César Cantú.

 

Esta exposición envuelve al público en un torbellino sensorial, en donde los conceptos de luz, forma y energía detonan las emociones.

 

“Es una obra que se vive”, señaló el Cocho.

 

Explicó que partió de la concepción originaria de los pueblos indígenas mexicanos sobre el Universo que llaman los Trece Cielos, “después observé fotos de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) sobre el Universo, hasta que me presentaron a César Cantú y empecé a trabajar con él y sus imágenes”.
Cada uno de los cuadros son interpretaciones de aspectos científicos como el magnetismo o la gravitación solar. También involucran la cosmovisión de las creencias náhuatl y maya referentes al espacio y al tiempo en un Universo estructurado mediante la parcelación en la que se determinan fuerzas vivas.

 

La exposición está organizada en tres vertientes: Luz, Forma y Energía. En la primera sección se observa cómo la luz es el medio de la percepción y apreciación del Universo. La observación se realiza mediante el ojo agudo del astrónomo. Las fotografías realizadas por César Cantú son el punto de partida para la recreación artística del Cosmos.

 

En la ciencia, a partir de modelos imaginarios se formulan una serie de hipótesis sobre las formas del Universo. En las obras que se exponen, las imágenes realizadas digitalmente y el mapeo con fotografías del Universo plantean posibles modelos acerca de su forma basados en la visión cosmogónica de la cultura maya.

 

En la obra se presentan 13 modelos duales del Universo; los Trece Cielos como 13 modelos concéntricos de la forma del Cosmos; cada uno de ellos es doble, como un espejo que duplica la imagen  y crea un equilibrio de paralelismo dimensional.

 

En la exhibición, se muestra al arte como herramienta legítima para la observación y la generación de un conocimiento que refiere a la física cuántica y relativista, así como las visiones derivadas de la ciencia de la complejidad.
Durante la inauguración, la directora del museo, Gabriela Guzzy señaló que “para Universum es un gusto tener esta exposición aquí. En el museo tenemos arte y tenemos ciencia, pero por separado. Esta es la primera vez que la visión prehispánica del Cosmos se conjuga con el arte de Cocho y la ciencia de las fotos del astrofísico César Cantú”.
Por su pate, el doctor José Franco, director general de Divulgación de la Ciencia de la UNAM y coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, describió la exposición como “sorprendente, extraordinaria, una exposición llena del gran talento de dos artistas mexicanos”.