Vera Rubin

Vera Rubin


La astrónoma norteamericana Vera Cooper Rubin, cuyo trabajo contribuyó al descubrimiento de la materia oscura, murió el pasado domingo 25 de diciembre de 2016, a los 88 años. Nacida en una familia judía en Filadelfia (Pensilvania, EE UU) el 23 de julio de 1928, mostró interés desde una temprana edad por el firmamento y sus particularidades.

Graduada en Astronomía tras su paso por la Universidad de Vassar (Nueva York), intentó entrar a la Universidad de Princeton (Nueva Jersey) sin éxito, pues no se aceptaron mujeres en el programa de Astronomía hasta 1975.

Fue pionera en la medición de la rotación de las estrellas dentro de una galaxia. Sus mediciones pusieron de manifiesto que las curvas de rotación galácticas se mantenían planas, contradiciendo el modelo teórico, siendo la evidencia más directa y robusta de la materia oscura. Su trabajo pionero permitió determinar que más del 90% del universo está compuesto por esta sustancia impalpable, además de explicar su papel en la rotación de las galaxias.

Aunque el primero en hablar sobre la materia oscura fue el suizo Fritz Zwicky en 1933, Rubin halló evidencias sobre su existencia en 1964, junto a su compañero de profesión Kent Ford.

Múltiples reconocimientos avalan su trayectoria, entre los cuales destaca una Medalla de Oro de la Real Sociedad Astronómica de Gran Bretaña, lo que la convirtió en la segunda mujer reconocida por esta institución después de la astrónoma alemana Caroline Herschel en 1828. No obstante, el Nobel de Física nunca le fue otorgado.

Vera Rubin obtuvo doctorados “honoris causa” de numerosas universidades, incluyendo Harvard y Yale. Rubin fue astrónoma investigadora en la Carnegie Institution de Washington y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y de la Academia Pontificia de las Ciencias. Escribió en coautoría 114 artículos de investigación revisados por pares. Asimismo, fue autora de Bright Galaxies Dark Matters (Masters of Modern Physics).

Los comentarios están cerrados.