Giovanni Sartori

Giovanni Sartori


Giovanni Sartori, el politólogo más reconocido en el siglo XX y principios del siglo XXI, falleció en Roma Italia, éste lunes 3 de abril, por complicaciones respiratorias, anunció Luciano Fontana, el director del diario Corriere della Sera, del cual era colaborador.

Giovanni Sartori contribuyó al desarrollo de distintas vertientes de la Ciencia Política, como la teoría democrática, los sistemas de partidos, la ingeniería constitucional comparada. Fue a la misma vez politólogo, sociólogo, periodista, escritor y profesor universitario.

Nacido en Florencia, Italia, el 13 de mayo de 1924, su obra incluye libros de consulta en ciencia política traducidos a 30 idiomas, entre estos: Partidos y Sistemas de Partidos; La política: lógica y método en las ciencias sociales; Teoría de la Democracia; Ingeniería constitucional comparada, ¿Qué es la democracia?; La sociedad multiétnica y Pluralismo, multiculturalismo y extranjeros, entre muchos más.

Entre sus múltiples galardones se encuentra el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, el cual le concedieron en 2005 ”por su compromiso con las garantías y las libertades de la sociedad abierta, además de contribuir al debate contemporáneo de la ciencia política”. En 2009 le fue dado el Premio Karl Deutsch, de la IPSA.

Giovanni Sartori egreso de la licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad de Florencia, Italia, en 1946, e inmediatamente empezó su trayectoria docente, impartiendo Filosofía Moderna, Lógica y Doctrina del Estado, entre otras materias. A partir de ahí fue profesor de las universidades de Florencia, Yale, Harvard, Stanford y Columbia (donde fue nombrado emérito).

En 1996, la Universidad de Guadalajara, de México, le otorgó el Doctorado Honoris Causa a petición de un grupo de estudiantes del Departamento de Estudios Políticos y con motivo de sus valiosas aportaciones a la Ciencia Política. En 2007 le fue otorgado el mismo rango por la Universidad Nacional Autónoma de México. La Georgetown University, la Universidad Complutense de Madrid y la Universidad del Salvador (Argentina) igualmente le dieron éste reconocimiento.

Definido plenamente en el estudio de la ciencia política, pero también ya con una obra consistente en la materia, impulsó la creación de la primera Facultad de Ciencia Política en Italia, y en 1971 fundó la Rivista Italiana di Scienza Politica, y después se convirtió en articulista frecuente del diario italiano “Corriere della Sera”.

Entre sus grandes discusiones, Sartori afirmaba que la democracia actual está lejos de la etimología de la palabra, pero además que no es tan buena como queremos. La democracia se convirtió en un régimen abierto y de derechos, apegado a la competencia electoral entre partidos y en el que los ciudadanos votan por unos y en contra de otros.

También propuso que los sistemas de partidos deben estar clasificados no según el número de formaciones, o partidos, sino según criterios diferentes, introduciendo el concepto de partido relevante.

Ponderó la aplicación del conocimiento adquirido por la Ciencia Política para el diseño de las instituciones políticas y mejorar su funcionamiento.

En Homo Videns, otra de sus obras ampliamente difundida, tomo posición en contra de la televisión, por considerarla mala para la política y la ciudadanía. Sartori también escribió sobre el medio ambiente, el cual es otro de sus trabajos polémicos.

Consideraba que la sobrepoblación es el meollo de los problemas de la humanidad y por lo mismo recomendaba aplicar políticas de control demográfico.

 

Sartori, su relación con México y el partido hegemónico

Sartori fue también un estudioso profundo del sistema político mexicano. Gracias a su teoría política, el PRI dejó de ser clasificado como un “partido de Estado” para ser definido como “partido hegemónico”, que cumplía formalmente con las reglas de la democracia, pero dominaba los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial).

Esta atracción hizo que estuviera en México varias veces y en 2015 recibió la Orden Mexicana del Águila Azteca.

Uno de sus grandes libros de teoría es precisamente Elementos de Teoría Política donde analizó y actualizó las tesis sobre los partidos políticos en el contexto de la democracia italiana.

Enfrentado al régimen y al modelo de Silvio Berlusconi en Italia, en sus últimos años, Sartori además tomó un giro conservador en sus reflexiones contra el multiculturalismo y el islamismo que provocó que lo clasificaran de intolerante por ir en contra de la asimilación de los inmigrantes y refugiados en Europa. “Si negamos que hay una guerra contra el islam, la perdemos”, sentenció.

En un polémico ensayo titulado La sociedad multiétnica (2000), Sartori ponderó “los supuestos efectos letales provocados por las teorías multiculturalistas” y esa crítica la realizó en nombre del pluralismo de raíz liberal. El centro del mencionado ensayo no es tanto los excesos de quienes reivindican el reconocimiento público de toda diferencia cultural, como la inmigración musulmana establecida en Europa, reacia, según el autor, a los ideales democráticos de gobierno.

Uno de sus últimos ensayos fue La Carrera Hacia Ningún Lugar (Taurus, 2016). En él cuestionó 10 temas centrales de la sociedad contemporánea.