Especialistas cubanos reportaron el descubrimiento de una nueva especie de orquídea, endémica de los mogotes de Viñales, en la occidental provincia de Pinar del Río.

     Jorge Bocourt, director del Orquideario de Soroa, gran jardín dedicado al cultivo de esa flor, explicó que se trata de una variedad de color amarillo y tono marrón en algunas partes, perteneciente al género pleurotalis, uno de los más pequeños del mundo.

     Añadió que la diminuta orquídea vive en las curiosas montañas de cimas redondeadas , asociadas al período jurásico, de Viñales, un sitio de alta biodiversidad cuyo valle y poblado fueron declarados Paisaje Cultural de la Humanidad.

     En Cuba habitan más de 300 especies autóctonas de esta flor de suave perfume nocturno, y algunas se encuentran en peligro de extinción, debido a la intensa recolecta y a la pérdida de sus hábitats.

     Las orquídeas hallan su mejor hábitat en zonas montañosas, incluso algunas solo pueden encontrarse a 600 ó 700 metros de altura, en particular en los complejos montañosos del norte cubano, la Sierra Maestra y la Gran Piedra, donde forman jardines naturales.

     Una de las orquídeas más conocidas en la isla es la Epidendrum nocturnum Jacq, con tallos alargados y hojas dispuestas en dos hileras.

Deja un comentario