El homenaje que la Universidad Veracruzana (UV) y el Gobierno del Estado organizaron en honor al imprescindible historiador veracruzano Enrique Florescano Mayet devino en una suerte de agradecimiento por parte de la élite de los expertos en la materia de todo el país, así como del gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa, y el rector de la máxima casa de estudios, Raúl Arias Lovillo.

Enrique Florescano recibió esta nueva distinción en la plenitud de 50 años de trayectoria como historiador, profesor, escritor e impulsor de instituciones. En la inauguración, el rector Raúl Arias Lovillo y el gobernador Javier Duarte de Ochoa, coincidieron en que se trata de un veracruzano y mexicano “universal”. Por su parte, el homenajeado destacó que su obra tiene como origen la enseñanza que recibió en esta casa de estudios.

El Homenaje Nacional a Enrique Florescano se celebró la mañana del lunes 17 de septiembre en el Museo de Antropología de Xalapa y fue presidido por el gobernador, Javier Duarte de Ochoa; el rector, Raúl Arias Lovillo; el secretario de Educación de Veracruz, Adolfo Mota; la alcaldesa de Xalapa, Elizabeth Morales García; el diputado federal, Alejandro Montano, así como el director del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S) de esta casa de estudios y coordinador de este acontecimiento, Juan Ortiz Escamilla.

En su intervención, Enrique Florescano destacó que la vida y obra que se evocó para rendirle homenaje “no habría podido cumplirse sin la enseñanza que recibí en esta Universidad Veracruzana en los años cruciales de 1956 a 1960. Fueron los años de un vuelco radical en mi vida.

”La Universidad cambió mi visión pueblerina del mundo y me empujó sin más trámite al estudio de disciplinas como el Derecho y la Historia; me abrió el inesperado horizonte de las letras, la música y las artes; me transformó en algo nuevo, un ser especial.”

Enseguida, Florescano mencionó el resto de las instituciones donde también recibió adiestramiento para la investigación histórica: El Colegio de México (Colmex), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la de París, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), entre otros centros.

De igual forma, rememoró los grandes maestros que tuvo como guía, tal es el caso de Gonzalo Aguirre Beltrán, Edmundo O’Gorman, Daniel Cosío Villegas, Silvio Zavala, Luis González y González, Fernand Braudel, por citar algunos.

“Cada uno de estos grandes maestros me mostró los diversos rostros de esa dilatada enciclopedia que comprimimos en la palabra historia. Me enseñaron a leer los sistemas impresos en los ciclos temporales que alteran los ritmos de la economía agrícola; los lenguajes construidos por la memoria oral y memoria visual para transmitir sus legados a la posteridad, y me iniciaron en los discursos políticos, ideológicos y conceptuales que son propios de la historia que se escribe con letras.”

         Continuó que por estos diversos caminos llegó a descubrir lo que otros historiadores ya habían advertido: “Que la historia, al ser escénicamente un encuentro con lo extraño, con lo remoto y ya desaparecido, exige una disposición para el asombro, una apertura a la novedad de lo insólito, un ejercicio de la tolerancia”.

         En ese sentido, Florescano citó a David Harlan: “El único modo que nosotros como historiadores podemos llenar nuestra responsabilidad con los muertos, es asegurarnos de que sus obras no se pierdan en el pasado; en otras palabras, levantarlas del cementerio y ayudarles a tener nueva vida entre los vivos. Que el mejor modo de respetar a los muertos es ayudarlos a hablar con los vivos”.

         En ese sentido, dijo que la historia al reconocer y ordenar el pasado se convierte en el almacén de la memoria colectiva. Es más, puntualizó que la historia es la disciplina más adecuada para formar ciudadanos.

         Por su parte, el gobernador Javier Duarte de Ochoa reiteró su respaldo y apoyo para que la Veracruzana continúe siendo el puntal del desarrollo académico, “no sólo de Veracruz, sino de México”.

         Al referirse a Florescano dijo: “Nuestra historia es una sola, y las decisiones colectivas son su continuación, por ello destacamos la profunda labor de uno de los principales transformadores de la investigación histórica, al introducir el enfoque historiográfico en el entendimiento del pasado que arrojó nuevas luces sobre nuestra identidad actual.

         ”Reconocer al historiador, también supone hacerlo con el profesor, editor y con el forjador de instituciones.”

         Duarte de Ochoa dijo que Enrique Florescano posee una visión social única que lo ha hecho impulsor de la cultura mexicana. Se trata, pues, de “un estudiante perpetuo, como él suele referirse a sí mismo. El doctor Enrique Florescano es un ejemplo para todos los veracruzanos, renovador de la investigación histórica, en él encontramos a un veracruzano único que ilumina nuestra marcha hacia la prosperidad”.

         En su intervención, el rector Arias Lovillo agradeció al homenajeado por todo lo que ha contribuido al engrandecimiento de esta casa de estudios y de varias instituciones con las que ha colaborado, pero de manera muy particular por todo lo que ha aportado a la historiografía.

         “Todos sabemos que el doctor Florescano ha sido y es un gran renovador de la investigación histórica en México, pero no sólo en eso, sino que con su vasta obra sobre diversos temas como el pasado prehispánico, sus símbolos y mitos, el sustrato económico y social de la historia, ha ido configurando un mosaico riquísimo que perfila claramente ese ambicioso proyecto suyo de una gran memoria mexicana, y eso lo hace adquirir un rango mayor entre nuestros historiadores, el rango, diría yo, de clásico entre los historiadores mexicanos e hispanoamericanos.”

         El Rector, adelantó a manera de primicia, que en octubre próximo Enrique Florescano recibirá la Medalla al Mérito de la UV, “muy merecida”.

En el acto inaugural también tomó la palabra Juan Ortiz Escamilla, quien detalló algunos datos bibliográficos del homenajeado y de los reconocimientos que ha recibido por su extensa obra. Asimismo, coincidió con el Gobernador y el Rector, de que se trata de un “veracruzano, mexicano universal de tiempo completo”.

          En el evento tanto el Gobierno del Estado como la Universidad Veracruzana, de mano de sus representantes, entregaron un reconocimiento al homenajeado por sus destacados 50 años como historiador.

Además, estuvieron presentes los participantes de las cuatro mesas de análisis sobre la vida y obra de Florescano: Carlos Marichal y Javier García Diego del Colmex; Clara García Ayluardo, del CIDE; Pablo Escalante Gonzalbo y Geney Beltrán Félix, de la UNAM; Manuel Ramos Medina, de Carso-Condumex; Gerardo Sánchez Díaz, de la Universidad Michoacana; Virginia García Acosta, del CIESAS, y Rodrigo Martínez Baracs, del INAH.

Deja una respuesta