Ahora hasta las hormigas y termitas serán parte de la industria minera, ya que al hacer sus nidos excavan a tal profundidad que es posible que den con una veta de oro, por lo que un grupo de geólogos estudiarán los residuos que traen a la superficie para identificar zonas de extracción.

De acuerdo al estudio emprendido por la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (CSIRO), Australia, y publicado en los journals PLoS ONE y en el Geochemistry: Exploration, Environment, Analysis, una serie de montículos de termitas analizados y localizados en campos de oro al oeste de Australia, contenían altas concentraciones de partículas de oro. La presencia de este mineral indica que existe un depósito debajo de ellos, debido a que las termitas excavan en la profundidad del terreno para construir los pasajes de sus nidos.

“Estamos usando insectos para ayudarnos a encontrar nuevos depósitos de oro y otros materiales, ya que encontrar estos recursos es cada vez más difícil dado que el paisaje australiano está cubierto de una capa de material erosionado que enmascara lo que está sucediendo en las profundidades”, dijo el doctor Aaron Steward, entomólogo de CSIRO.

Las termitas y hormigas se introducen en esta capa de material donde es posible encontrar una huella dactilar del oro subyacente, así que cuando vuelven a la superficie traen con ellas partículas de oro y las almacenan o dejan en la estructura de sus montículos.

“Nuestra investigación muestra que aunque los montículos de hormigas y termitas australianas no sobresalgan mucho de la superficie, encontrar oro en ellos es tan valioso como hacerlo en aquellos montículos africanos que pueden erigirse hasta varios metro de altura”, dijo Steward.

La industria minera del oro representa para Australia 87 billones en exportaciones y se necesita de una gran fuerza humana y recursos para mantener la producción, debido a que después de 150 años de minería, los depósitos de oro y otros metales que se encontraban cerca de la superficie ya fueron descubiertos y ahora los mineros necesitan nuevas herramientas para explorar la profundidades del suelo.

En este sentido, los insectos son una herramienta de exploración nueva, de bajo costo, efectiva y ecológicamente amigable que evitará el método tradicional de perforación costosa y a menudo, inexacta y destructiva.

Asimismo, el doctor Steward dijo que los metales no sólo se almacenan en los montículos, sino sobre el cuerpo de los insectos y sus excretas. Como los insectos no pueden tolerarlos dentro de sus sistemas, se liberan del exceso de metales de su organismo con un proceso que se manifiesta como pequeñas piedras, muy parecidas a las piedras del riñón en las personas. Este hallazgo es importante porque estas excreciones son importantes en la redistribución de los metales cerca de la superficie.

 

Referencias:

Aaron D. Stewart, Ravi R. Anand, Jamie S. Laird, Michael Verrall, Chris G. Ryan, Martin D. de Jonge, David Paterson, Daryl L. Howard. “Distribution of Metals in the Termite Tumulitermes tumuli (Froggatt): Two Types of Malpighian Tubule Concretion Host Zn and Ca Mutually Exclusively”. PLoS ONE. En línea: 10.1371/journal.pone.0027578.

A. D. Stewart, R. R. Anand, J. Balkau. “Source of anomalous gold concentrations in termite nests, Moolart Well, Western Australia: implications for exploration”. Geochemistry: Exploration, Environment, Analysis. En línea: 10.1144/geochem2012-126.

Deja una respuesta