Proyectos de investigación y de vinculación comunitaria encabezados por las investigadoras Rebeca Alicia Menchaca García, del Centro de Investigaciones Tropicales (Citro), y Blanca Elizabeth Cortina Julio, del Instituto de Investigaciones Biológicas (IIB) de la Universidad Veracruzana (UV), obtuvieron el Premio al Mérito Ambiental 2014, otorgado por la Secretaría de Medio Ambiente del estado de Veracruz (Sedema).

El evento se realizó en el marco del Día Internacional del Medio Ambiente, celebrado en el Santuario Bosque de Niebla, como reconocimiento a las acciones en materia de protección, conservación y restauración, así como manejo y uso sustentable de los recursos naturales para la preservación de la biodiversidad y los servicios ambientales.

El proyecto de investigación sobre propagación y reproducción de especies amenazadas de orquídeas y transferencia de tecnología para su uso sustentable en comunidades de Veracruz, impulsado por Rebeca Menchaca, obtuvo el Premio al Mérito Ambiental 2014 en la categoría Académico y/o Investigación.

Las artesanías elaboradas con lirio acuático por un grupo de pescadores del Sistema Lagunar de Alvarado, que forma parte de la labor emprendida hace 20 años por los investigadores Blanca Cortina y Enrique Portilla Ochoa, fue el segundo proyecto galardonado, en la categoría Organizaciones civiles.

Rebeca Menchaca, coordinadora del Orquidario de Citro UV, explicó que a través del trabajo reconocido se busca reproducir, en viveros comunitarios, orquídeas en peligro de extinción.

“A través de varios cursos impartidos y de implementar viveros comunitarios se busca enseñar a los pobladores a propagar las orquídeas y controlar las plagas, para que al final tengan una alternativa económica mientras se revierte el daño ecológico”, detalló.

En tanto, Cortina Julio comentó que se pensó en trabajar con los pescadores de Alvarado para brindarles alternativas de manejo sustentable que les generaran beneficios económicos para las familias. Fue así como surgió la idea de capacitarlos para elaborar artesanías con lirio acuático, planta que se ha convertido en una plaga en la región.

Actualmente, destacó, este proyecto beneficia a más de 52 familias no sólo en el aspecto económico, pues también ha generado un cambio de actitud entre sus pobladores.

La encargada de recoger el premio fue Elsa Crisantos Hernández, en representación del grupo artesanal “La niña del humedal”.

Deja un comentario