James Franck

James Franck


James Franck, físico alemán que descubrirá las leyes que gobiernan el impacto de electrones contra átomos, y que le permitirá obtener el Nobel de Física en 1925, nace en Hamburgo, en el entonces Imperio Alemán, el 26 de agosto de 1882.

Entre 1912 y 1914 trabajó en el llamado experimento de Franck y Hertz (por haberlo desarrollado junto con su colega y compatriota Gustav Ludwig Hertz), mediante el cual lograron la confirmación del “Modelo atómico de Bohr” (Fue propuesto en 1913 por el físico danés Niels Bohr, para explicar cómo los electrones pueden tener órbitas estables alrededor del núcleo y por qué los átomos presentaban espectros de emisión característicos).

Con base en ese trabajo desarrollaron las leyes que gobiernan la colisión de un electrón y un átomo determinando con exactitud la estructura de los átomos, de los iones, de las moléculas y de los grupos de moléculas, que fue lo que finalmente llevó a Franck y Hertz a obtener el Premio Nobel de Física de 1925.

En 1933, tras la toma del poder por los nazis, dejó su plaza en Alemania y prosiguió sus investigaciones en los Estados Unidos, primero en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore y luego en Chicago, tras un año en Dinamarca.

Se nacionalizó estadounidense y participó en el proyecto Manhattan tras la Segunda Guerra Mundial. Era director del Comité sobre problemas políticos y sociales que plantea la bomba atómica. Este comité contaba también con otros científicos del laboratorio de metalurgia del Proyecto Manhattan en la Universidad de Chicago, entre los que estaban Donald J. Hughes, J. J. Nickson, Eugene Rabinowitch, Glenn T. Seaborg, J. C. Stearns y Leó Szilárd. El comité emitió el 11 de junio de 1945 un informe (el «informe Franck»1 ) sobre los problemas planteados por el uso militar de la bomba atómica.

Obtuvo el premio Rumford en 1955 por sus trabajos sobre la fotosíntesis.

Durante la invasión de Dinamarca por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, el químico húngaro George de Hevesy disolvió con agua regia el premio Nobel de oro de Max von Laue y James Franck para evitar que los nazis los robaran. Guardó la solución obtenida en un estante de su laboratorio en el instituto Niels Bohr y lo recuperó tras la guerra. Provocó la precipitación del oro y la Sociedad del premio Nobel pudo refundir el premio partiendo del oro original.

James Franck falleció en Gotinga, Alemania, el 21 de mayo de 1964.

Deja un comentario