Jean Paul Sartre- Irene Cuesta, SINC

Jean Paul Sartre- Irene Cuesta, SINC


Jean-Paul Charles Aymard Sartre, como era el nombre completo de Jean-Paul Sartre, fue uno de los filósofos y escritores más influyentes en el mundo del siglo XX. Nació en París, Francia, el 21 de junio de 1905, y fue también fue un novelista, dramaturgo, activista político, biógrafo y crítico literario francés; exponente del existencialismo y del marxismo humanista.

De hecho por su trabajo le concedieron el Premio Nobel de Literatura, en 1964 (siendo con ello el décimo escritor francés al que se lo otorogaban), pero lo rechazó explicando en una carta a la Academia Sueca que él tenía por regla rechazar todo reconocimiento o distinción y que los lazos entre el hombre y la cultura debían desarrollarse directamente, sin pasar por las instituciones establecidas del sistema.

Los padres de Sartre fueron Jean-Baptiste Sartre, un oficial naval, y Anne-Marie Schweitzer, prima de Albert Schweitzer. Su padre murió de fiebre cuando él tenía apenas quince meses, y Anne-Marie lo crió con ayuda de sus padres, Louise Guillemin y Charles Schweitzer, quien enseñaría matemáticas a Jean-Paul y le introduciría desde muy joven a la literatura clásica.

La filosofía le atrajo desde su adolescencia, cuya atracción se fortaleció cuando leyó en los años veinte, “Essai sur les données immédiates de la conscience” (Ensayo sobre los datos inmediatos de la consciencia) de Henri Bergson.

En sus comienzos, además de Bergson, le influyeron pensadores como Immanuel Kant, Georg Wilhelm Friedrich Hegel, Søren Kierkegaard, Edmund Husserl, y Martin Heidegger, entre otros.

Fue soldado conscripto del Ejército Francés entre 1929 y 1931. Declaró posteriormente en 1959, que cada francés era responsable colectivamente de los crímenes durante la Guerra de Independencia de Argelia (que era una colonia francesa).

En 1939 Sartre sirvió como meteorólogo en el Ejército Francés durante la Segunda Guerra Mundial.4 Fue capturado por tropas alemanas en 1940 en Padoux, cuando pasó 9 meses como prisionero de guerra en Nancy y luego en Stalag XII-D, en Tréveris, (en alemán Trier). No abandonó la filosofía durante ese período y, según su testimonio, escribía a diario apuntes en una libreta que conservó durante su vida en prisión.

Sartre es uno de los máximos exponentes del existencialismo, junto con su compañera y filósofa Simone de Beauvoir. Considera que el ser humano está condenado a ser libre y que es responsable de sus actos. A diferencia de filósofos precedentes, Sartre afirma que en el ser humano la existencia precede a la esencia: “Nuestra esencia, aquello que nos definirá, es lo que construiremos nosotros mismos mediante nuestros actos”.

Jean-Paul Sarte también destacó por su activismo y pensamiento político, relacionado con el marxismo. Su trayectoria política comenzó en Socialismo y Libertad, grupo de resistencia francesa contra los nazis, para pasar por una breve afiliación al partido comunista francés, su posterior oposición al estalinismo y acercamiento al maoísmo, o su apoyo a las luchas anticoloniales como la de Argelia o Vietnam y a los estudiantes del mayo francés.

En 1966, junto con otros intelectuales como Bertrand Russell, el Tribunal Russell para juzgar crímenes de guerras como la de Vietnam.

En 1973 funda el diario Libération (también conocido en Francia como Libé), en París, junto con los periodistas Benny Lévy y Serge July, el cual persiste en la Francia del siglo XXI. Actualmente, su línea editorial es de centro izquierda y es uno de los principales diarios del país.

El proyecto nació, bajo el impulso del mayo francés, con el nombre del periódico clandestino vinculado a la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, el Libération, que fue dirigido por Emmanuel d’Astier de la Vigerie.

El Libé, nació con unas características insólitas dentro de la prensa europea: Sus relaciones laborales no estaban jerarquizadas; todos los empleados (incluido el personal de los talleres) recibía el mismo salario y no se aceptaba publicidad en sus páginas. Con esa estructura y con la dirección moral de Sartre, Libération salió a la calle por primera vez el 3 de febrero de 1973. Su posicionamiento político era de izquierda, pero no estaba vinculado a ningún partido político, como sí ocurría con L’Humanité, por ejemplo. Sartre abandonó la redacción del diario en mayo de 1974 y Libération inició un largo y por momentos traumático camino hacia la normalidad periodística.

Falleció el 15 de abril de 1980, a los 74 años de edad, en el hospital de Broussais tras una enfermedad, que de hecho fue la que le apartó de dirigir de Libération. Fue enterrado el 20 de abril, rodeado de una inmensa multitud. Más de 20.000 personas acompañaron el féretro hasta el cementerio de Montparnasse, en París, donde descansan sus restos.