Jia Jia con su pastel por sus 38 años

Jia Jia con su pastel por sus 38 años


El oso panda en cautividad más longevo del mundo murió el domingo 16 de octubre de 2016, por la noche, en el Ocean Park, de Hong Kong, a la edad de 38 años, el equivalente a 114 años para un ser humano.

Se llamaba Jia Jia (nombre que significa ‘buena’), una hembra que tuvo que ser sometida a la eutanasia por el rápido deterioro en su salud durante las últimas dos semanas de su vida.

Jia Jia nació en estado salvaje en la provincia China de Sichuan, en 1978, cuando fue capturada. Después la donaron a Hong Kong, en 1999, donde la pusieron en el Ocean Park. Ahí vivió hasta su muerte.

Antes de que le aplicasen la eutanasia, durante las últimas dos semanas de su vida, la osa apenas podía andar, además de que dejó de comer lo suficiente, lo que provocó -junto con su edad- que su estado se deteriorase con  rapidez.

“Su estado llegó a ser tan débil que, por razones éticas y con el fin de evitarle el sufrimiento, los veterinarios del departamento de Agricultura, Pesca y Conservación y Ocean Park acordaron una eutanasia humanitaria de Jia Jia, anotaba el comunicado emitido por el parque a raíz de su muerte.

La esperanza de vida de los osos pandas no supera los 20 años, por lo que la longevidad de Jia Jia es un caso único dentro de esta especie, de la que al momento de la muerte, en 2016, quedaban menos de 2.000 ejemplares en el mundo.

El número de osos panda se redujo considerablemente porque su hábitat ha sido devastado por el hombre intensamente, con la excusa del desarrollo. Esto propició que para mantener a la especie la reproducción en cautiverio se volviera parte sustancial, por la baja tasa de natalidad de la misma. Jia Jia -según Ocean Park- tuvo seis cachorros de panda en 5 partos.

Jia Jia estableció dos récords Guinness, convirtiéndose en el oso panda vivo más viejo en cautiverio (el 28 de julio de 1978 se estableció como su fecha de nacimiento) y el oso panda que pasó más tiempo en cautiverio, en la historia.

Los comentarios están cerrados.