El médico alemán Carl Adolph von Basedow, después de arduos estudios realizados entre 1840 y 1848 definió la enfermedad causada por la producción excesiva de hormonas tiroideas: el hipertiroidismo, o “Enfermedad de Graves-Basedow”.

Pudo hacer la descripción después que el médico irlandés Robert James Graves describiera los tres síntomas: exoftalmia, bocio y taquicardias.

Por la intervención de ambos médicos es que a la enfermedad se le da el nombre de los dos.

Otra denominación que tiene es la de bocio exoftálmico, y es una hiperfunción de la glándula tiroides, más frecuente en las mujeres de más de 20 años que en los hombres, y los síntomas son:

  • Ansiedad
  • Agrandamiento de las mamas en los hombres (posible)
  • Dificultad para concentrarse
  • Visión doble
  • Globos oculares que sobresalen (exoftalmos)
  • Irritación ocular y lagrimeo
  • Fatiga
  • Deposiciones frecuentes
  • Bocio (posible)
  • Intolerancia al calor
  • Aumento del apetito
  • Aumento de la sudoración
  • Insomnio
  • Períodos menstruales irregulares en las mujeres
  • Debilidad muscular
  • Nerviosismo
  • Latidos cardíacos irregulares o rápidos (palpitaciones o arritmias)
  • Inquietud y dificultad para dormir
  • Dificultad para respirar con actividad
  • Temblor
  • Pérdida de peso

Carl Adolph von Basedow realizó muchas aportaciones a la medicina distribuidas en unas 60 publicaciones. La mayoría de ellas sobre temas relacionados con la cirugía, medicina interna, ginecología y obstetricia. Otros artículos versan sobre enfermedades de garganta, nariz, oídos, oftalmología, dermatología, neurología y pediatría. También realizó importantes observaciones sobre las consecuencias para la salud de los vapores emanados de pinturas en cuya composición se incluía el arsénico

Carl Adolph von Basedow nació en Dessau, Sajonia-Anhalt, Prusia, el 28 de marzo de 1799 y falleció el 11 de abril de 1854, en Merseburg, Alemania, tras cortarse accidentalmente mientras realizaba una autopsia, lo cual le produjo una infección que acabó con su vida, probablemente por septicemia.