La Estación Espacial Internacional (EEI) podría verse obligada a maniobrar para esquivar los restos de un satélite de espionaje militar ruso abandonado, según dijo hoy un portavoz del Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia.
«Dos trozos del aparato espacial Kosmos-2251 pueden amenazar la seguridad de la estación. Para evitar la basura espacial puede ser necesario una maniobra de la EEI», aseguró la fuente a la agencia Interfax.
En caso de necesidad, la plataforma orbital podría corregir su órbita este jueves, con ayuda del carguero europeo ATV, el cual supuestamente ya debía haberse desacoplado y del que se dijo que permanecía unido a la EEI por un comando erróneo del Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia. 
En enero pasado la estación corrigió su órbita para evitar la colisión con un fragmento de satélite norteamericano Iridium-33.
Precisamente, los restos del Iridium-33 se desperdigaron por la órbita terrestre el 10 de febrero de 2009, después de que chocara con el Kosmos-2251, lo que hizo que ambos aparatos se partieran en más de mil fragmentos.
En junio de 2011 la peligrosa cercanía de basura, que finalmente pasó a apenas 250 metros del ingenio espacial, obligó a sus seis tripulantes a evacuar la plataforma y buscar refugio en las naves Soyuz acopladas a la plataforma.
La corporación aeroespacial rusa Energuia construye una nave tripulada para recoger basura espacial, la principal amenaza para la EEI.
Los investigadores de las principales agencias espaciales creen que más de 700.000 fragmentos de basura espacial deambulan libremente.
Con anterioridad, la Agencia Espacial Europea anunció que está diseñando un sistema para clasificar y catalogar los fragmentos de basura para estudiar su trayectoria a fin de prevenir colisiones espaciales.

Falla al desacoplar un carguero espacial

Antes de esto se había mencionado que el carguero espacial europeo ATV-3 (bautizado Edoardo Amaldi) no pudo desacoplarse hoy de la Estación Espacial Internacional (EEI) presumiblemente por una orden errónea del Centro de Control de Vuelos (CCV) ruso, informaron las autoridades del sector aeroespacial.

La maniobra estaba programada para las 02.35 hora de Moscú (23.35 GMT del día 25), pero por razones todavía no aclaradas por el CCV la nave, que debía regresar a la Tierra para ser hundida en las aguas del Pacífico después de haber pasado medio año en la EEI, no se separó del módulo al que está enganchada.
«Una de las posibles causas del fallo es un comando erróneo formulado por el CCV antes de la maniobra. Por ello el desacoplamiento fue parado de forma automática», explicó un portavoz del sector aeroespacial a la agencia rusa Interfax.
Mientras, el CCV aseguró que las causas del fallo son investigadas y que la maniobra será repetida con toda seguridad el próximo sábado.
El Edoardo Amaldi despegó hacia la EEI el pasado 23 de marzo con más de 6.500 kilogramos de carga entre combustible, agua potable, víveres y oxígeno.
Durante su misión corrigió cinco veces la órbita de la plataforma espacial, en una de las cuales se produjo un fallo al apagarse antes de tiempo sus motores por lo que la EEI fue elevada 5 kilómetros en lugar de los 7,7 programados.
Los cargueros europeos ATV son los únicos, además de los rusos Progress, capaces de cargar la estación de combustible, además orientar y corregir su órbita.

Deja una respuesta