Oración a la Madre Teresa de Calcuta- Xinhua/Str (archivo)

Oración a la Madre Teresa de Calcuta- Xinhua/Str (archivo)


Agnes Gonxha Bojaxhiu, era el nombre original de la Madre Teresa de Calcuta, nació el 26 de agosto de 1910 en la entonces Uskub (hoy Skopie), ciudad del Imperio Otomano (y hoy parte de la República de Macedonia) y falleció en Calcuta, India, el 5 de septiembre de 1997.

Su segundo nombre, Gonxha, significa “pimpollo”, aunque por el trabajo que realizó a favor de los pobres también fue llamada la “Santa de las Cloacas”.

Su hogar albanés, era católico y de posición desahogada, compuesto por su padre Kole (Nicolás) Bojaxhiu, era un empresario y patriota albanés, su madre Drana (Rosa) y dos hermanos mayores Age (Águeda) y Lázaro.

Desde niña, motivada por la acción misionera de los sacerdotes jesuitas en la India manifestó su interés de ser misionera y para 1928, en su pueblo natal Skopie, las monjas le indican que la Congregación de Nuestra Señora de Loreto (las Damas Irlandesas) tenía una misión en Bengala, India, y que para integrarse debía ir a la Casa Madre de la Congregación, en Dublín, Irlanda.

A los dieciocho años, el 29 de septiembre de 1928, abandonó para siempre su ciudad natal, y su familia y viajó a Rathfarnham, Irlanda, para profesar en el Instituto de la Bienaventurada Virgen María, al cual ingresó sobre todo por su intención de aprender inglés. Como quería ser misionera, la enviaron a los pocos meses a la India, a Calcuta, lugar al que llegó el 6 de enero de 1929, para después trasladarse a Darjeeling, pequeña ciudad en las pendientes del Himalaya donde estaba el Noviciado y en donde aprendió bengalí.

El 23 de mayo de 1931 se dio su investidura en un evento presididó por el Arzobispo de Calcuta Mons. Fernard PERIER e inicia su noviciado, adoptando el nombre de sor Teresa en devoción a Thérèse de Lisieux, Santa Teresa Del Niño Jesús la santa de la obediencia divina y la redención de los enfermos , la santa patrona de los misioneros.

El 24 de mayo de 1937, Sor Teresa emite los votos perpetuos en la Congregación, pasa a llamarse Madre Teresa y la designan Directora del sector bengalés de la St. Mary’s High School de Calcuta, manejada por la Congregación, teniendo como alumnas a las hijas de los altos personajes hindúes de Calcuta.

En 1944 el misionero jesuita belga Celeste Van Exem acepta ser su Director Espiritual. En las postrimerías del dominio colonial de Gran Bretaña, el enfrentamiento separatistas de hindúes y musulmanes es tan encarnizado, que el 16 de agosto de 1946 la Liga musulmana declara el “Día de la Acción Directa” y estalla en Calcuta una lucha feroz, que deja un saldo de 5,000 muertos y 15,000 heridos entre los bandos enfrentados; tragedia que agravará el cuadro de miseria ya endémico en dicha ciudad.

El 10 de septiembre de 1946, día de la “inspiración”, durante un viaje en tren a Darjeeling para los ejercicios espirituales y recomponer su salud, queda impresionada por la condición abominable de total miseria de los pobres: famélicos, miserables, moribundos, pordioseros, leprosos, deformes, ciegos, lisiados, enfermos, sucios, parias, “todo un detrito de la humanidad”, que encuentra en las calles de Calcuta, en las estaciones de ferrocarril y en el hacinamiento maloliente en los vagones del tren.

Ahí la Madre Teresa experimentó lo que más tarde describió como la «llamada dentro de la llamada», en referencia a haber escuchado a Dios pidiéndole que dedicara su vida a los menos privilegiados de la sociedad, por lo cual solicita abandonar el convento, a lo cual en julio de 1948, el Nuncio Apostólico en la India le comunica que se le autoriza la exclaustración por lo cual seguirá siendo religiosa fuera del convento para dedicarse al apostolado a favor de los pobres; a los 38 años abandona el convento el 16 de agosto de 1948.

Esa misma noche, cambia su hábito, para lo cual adopta el modesto vestido de la mujer hindú: un pobre sari blanco, con franjas azules en honor de la Virgen María y en el hombro una pequeña cruz y se traslada a Patna, Estado de Bihar, al hospital de las Hermanas Médico-Misioneras del Hospital de la Sagrada Familia de la madre Dangel para hacer un curso de enfermería, donde además le hacen reflexionar sobre su dieta para poder soportar con salud el duro trabajo que le espera.

En este proceso también solicita y obtiene el 21 de diciembre de 1948 obtiene la nacionalidad india; y el día de Navidad decide empezar oficialmente su misión de servicio a los más pobres de los pobres: Comienza enseñando a leer a los primeros cinco niños pobres que encuentra en la villa miseria de Motijhil, pegada al murallón de su antiguo colegio en Loreto Entally.

El 19 de marzo de 1949, día de San José, recibe a su primera compañera Shubashini Dass, su exalumna de High School, que será la primera religiosa de su nueva ‘”Congregación de las Misioneras de la Caridad'”. Inmediatamente se le irán sumando once más, todas exalumnas de High School, que será el grupo inicial fundador. Por sugerencia de Monseñor Perier y ayudado por el padre Exem escribe la regla de la Congregación, cuya particularidad esta en afirmar en “servir a los más pobres de los pobres, vivir entre ellos y como ellos”, que éste manda a Roma en enero de 1950 y el 7 de octubre, día de la Virgen del Rosario, el Papa Pio XII aprueba la nueva Congregación que se llamará “Misioneras de la Caridad” y las integrantes de esta Congregación debían sumar a los votos tradicionales el de la dedicación a los más pobres entre los pobres, el “voto de caridad”.

En 1951, funda su primera gran obra social, la “Nirmal Hriday”, la Casa del Moribundo Abandonado o Centro del Corazón Inmaculado, en la casa, donada por la Municipalidad, de los peregrinos de la diosa Cali, la diosa hindú del miedo y de la destrucción; allí morían con dignidad después de recibir los consuelos rituales de sus religiones: los hindúes, con las aguas del Ganges; los musulmanes, con las lecturas del Corán; y los cristianos, con la extremaunción.

Y como decía la Madre Teresa: y con un ticket para San Pedro, el portero del Reino de los Cielos; consideraba a sus moribundos como sus intercesores delante de Dios.

El Papa Juan Pablo II, en las dos horas que estuvo de visita, no pronunció palabra alguna, asistió a la muerte de tres agonizantes y de sus ojos sólo caían gruesas lágrimas.

El 23 de agosto de 1955, funda la “Shishu Bhavan”, la Casa de la Esperanza, la Casa de los niños, que inmediatamente queda chica y en la nueva casa atiende a los bebes abandonados, que en algunos casos recoge de la basura, y a los niños desamparados que pululan por las calles de Calcuta, a los cuales cura, educa, da un oficio, crea los padrinazgos y promueve las adopciones, locales y hasta internacionales.

Se calcula que en el mundo hay 5’000,000 de leprosos, de los cuales un millón están en la India; esta enfermedad infecciosa, considerada una estigma social, divide a las familias y con tratamiento y asepsia no es contagiosa; la Madre Teresa, con el propósito de preservar la unidad de las familias en 1956 funda la “Shanti Nagar”, Oasis de Paz, la Aldea de los leprosos, con administración autónoma ejercida por los mismos leprosos; en 1980 declaraba tener bajo su cuidado a más 53,000 leprosos.

En 1959, obtiene la autorización para extender su obra por la India y crea casas en Ranchi, Jansi y en Delhi un hogar para los niños a cuya inauguración asiste el Primer Ministro el Pandit Jawaharlal Nehru. La India le suministrará gratuitamente sus líneas aéreas para sus desplazamientos y las Hermanas tienen pasaje gratis en todos los ferrocarriles de la India.

En 1962, el Presidente de la India el Pandit Jawaharlal Nehru le otorga el Premio Padma Shri (la Orden del Loto que difunde la luz) que es la condecoración más alta del país; y el Presidente de Filipinas Diosdado Macapagal el Premio Magsaysay.

La Madre Teresa, decididamente convencida de la complementariedad de los sexos en la vida social, en particular en la división del trabajo misional, máxime en una cultura machista como la hindú, funda la rama masculina: “Los Hermanos Misioneros de la Caridad”, ayudada como cofundador por el sacerdote jesuita australiano Ian Travers-Ball S.J., que es aprobada el 25 de marzo de 1963 por el nuevo arzobispo de Calcuta Vivian Dyer.

En 1964, en su viaje a Bombay el papa Pablo VI para expresarle su aprobación, admiración y “para ayudarla en su universal misión de amor” le regala un costoso automóvil “Lincoln” que le habían donado los fieles de los Estados Unidos, el cual rifa y lo obtenido lo dedica al centro de leprosos llamado “Ciudad de la Paz”.

El 1° de febrero de 1965, el papa Pablo VI le concede a la Congregación el “Decreto de Alabanza”: la aprobación pontificia. Ahora puede extender por todo el Mundo sus fundaciones.

El 25 de julio de 1965, va a Venezuela, donde en Cocorote, Arquidiócesis de Barquisimento, funda la primera casa de su congregación fuera de la India; en 1967, abre una casa en Colombo, Ceilán; en 1968, abre su primer centro en Tor Fiscale, Roma, y posteriormente un noviciado, y en el mismo año una casa en Tabora, Tanzania, África.

En 1969, el papa Pablo VI aprueba la “Asociación Internacional de los Cooperadores de la Madre Teresa”, que será presidida por una dinámica cooperadora inglesa Ann Blaikier; y ya en 1987 había 800,000 cooperadores distribuidos en los cinco continentes.

También crea la rama de los colaboradores enfermos, cuya alma mater será la belga Jacqueline de Decker, quien padecía una dolorosa invalidez y la Madre Teresa le ofrece que sea la ofrenda doliente de su causa desde Bélgica, espíritu que compartirán todos los colaboradores enfermos. del mundo.

En 1970 a raíz de una accidente donde se fractura el hombro y es acogida en el Convento Carmelita de Roma, reflexiona sobre la actitud contemplativa de las carmelitas y se siente impactada por la vida contemplativa entendida como oración y ejercicio del contacto místico con Dios; así se inspira para crear la rama contemplativa de su Congregación, que se integraría principalmente con las monjas que por sus achaques ya no pueden dedicarse a la dura actividad del apostolado; posteriormente la vida contemplativa es también imitada por los Hermanos de la Caridad.

En 1971, recibe en Nueva York el Premio Internacional John F. Kennedy; en Washington le otorgan el doctorado en Letras y en Boston el Premio “Buen Samaritano”.

En 1971, abre una casa en Belfast, Irlanda del Norte, una en el Bronx, en Nueva York, y en el 43 aniversario de su coronación el Emperador de Etiopía el Negus Haile Selassie le abre sus puertas, siendo la primera congregación que entra en Etiopía. En ese año el Papa PABLO VI se otorga el “Premio de la Paz Juan XXIII”.

El 15 de septiembre de 1971, el Gobierno de la India de Indira GANDHI (1917-1984) le otorga el “Premio Pandit Nehru” para las relaciones internacionales, por ser “una de las manifestaciones más impresionantes de caridad de todo el mundo”.

A fines del año 1971, la Madre TERESA sale en defensa de las 200,000 jóvenes violadas en la guerra entre musulmanes e hindúes de Bangladesh, que el gobierno obligaba a abortar y consigue que le permitan crear un centro de acogida para las jóvenes y sus hijos, sala para partos y adopciones.

Su lucha contra el aborto se proyectó en todos los foros nacionales e internacionales en que tuvo oportunidad de hacer valer su principio sobre el “carácter sagrado de la vida que es uno de los mayores regalos que Dios nos ha hecho”; y en la India organizó una campaña en las clínicas, hospitales y comisarías bajo la proclama de: “Por favor, no maten niños. Nosotros los aceptamos”.

En 1973, abre una casa en Gaza, Palestina; para atender a los árabes refugiados y realiza la primera Asamblea Internacional de los Colaboradores de las Misioneras de la Caridad, que ya son decenas de miles.

La actividad vigorosa de atención a los pobres y los necesitados la extendió por todo el mundo, y en todo el planeta se le hicieron reconocimientos por su extraordinaria labor.

El 17 de octubre de 1979, recibe en Oslo del Rey de Suecia Carlos XVI el Premio Nobel de la Paz y los jóvenes noruegos le dan el Nobel del Pueblo, un donativo de 30,000 libras esterlinas.

En marzo de 1980, en Kilburn, Londres en un incendio en la casa para mujeres indigentes dos personas internadas y una joven voluntaria mueren, Scotland Yard determinó que el siniestro fue intencionalmente provocado.

En 1981, abre una casa en Berlín Oriental, República Democrática Alemana, primera fundación en un país comunista; ese mismo año se fundaron veinticinco casa más.

El 9 de agosto de 1982, el Papa PABLO VI le da su bendición para acudir en auxilio de los bandos enfrentados en la guerra civil de Beirut, Siria; llega en el momento de mayor bombardeo entre ambos frente. Se entera que en la zona occidental de los guerrilleros se encuentra una casa con jóvenes discapacitados musulmanes en plena línea de fuego; decide ir a rescatarlos a pesar de los cinco días de un pavoroso intercambio de fuego, esa mañana del 12 de agosto, se produce un inesperado alto el fuego y puede rescatar a los treinta y ocho musulmanes de edades entre los cinco y veintiún años perturbados física y psíquicamente.

En noviembre de 1982, se traslada a Sudáfrica y en plena vigencia del apartheid inaugura una casa en un barrio negro, pero no por ser negros, sino -como recalcó- por ser pobres y necesitados.

En 1983, es internada y se le coloca un estimulador cardíaco.

El 25 de diciembre de 1985, con la bendición del Cardenal John O’Connor se inauguró en Greenwich Village de Nueva York el hospicio para los enfermos de SIDA, que bautizó como ”Gift of Love”, Don del Amor; fue el corolario de la gestión de rescate de la cárcel de Sing Sing de tres jóvenes condenados y enfermos terminales de SIDA, lo que la prensa local llamó el “Milagro de Manhattan”. El Presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan en la audiencia que le concede el 13 de junio de 1986, le ruega que abra otro hospicio para los enfermos de SIDA en Norteamérica y por sugerencia del Arzobispo Monseñor James Hicker y participación de Cáritas norteamericana se inaugura en Washington. D.F. el nuevo hospicio para los enfermos de SIDA.

En 1987, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, previa exhibición de una película con su obra, la Madre Teresa se dirige a todas las autoridades y representantes de las naciones del Mundo.

En 15 de diciembre de 1988, viaja a Moscú y recibe de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas la Medalla de oro del Comité Soviético de la Paz y obtiene el permiso de las autoridades comunistas para abrir una casa para niños discapacitados en la capital soviética.

En agosto de 1989, cumple uno de sus sueños y abre una casa en su Albania natal. En el año 1990, con la autorización y facilidades dada por las autoridades de la Unión Soviética inaugura dos casas en Moscú, dos en Armenia y una en Georgia; en Cuba Fidel Castro le autoriza aumentar el número de las religiosas de la fundación; también abre una casa en Checoslovaquia y otra en Bucarest, Rumania, para acoger a los niños infectados con SIDA por una transfusión de sangre contaminada importada desde África.

En 1990, después de repetidos ataques al corazón, presenta en marzo su dimisión como Superiora General y en el Capítulo General del 8 de septiembre es elegida como Superiora por unanimidad y acepta.

En marzo de 1991, el Ángel de Calcuta vuelve a su patria, Albania, participa de la inauguración de la catedral de Tirana, que durante el régimen comunista había sido convertida en sala de cine, y abre tres casas para actividades caritativas.

En enero de 1992, volviendo de los Estados Unidos, donde había sido operada por segunda vez del corazón, la Madre actualizó las cifras de su obra: sus religiosas eran 3,500, vivían en 445 sedes, en 95 naciones. Ahora las religiosas con votos son 4,500 de las cuales 100 son contemplativas, 335 las novicias, 187 postulantes y 143 aspirantes, con 697 sedes, en 139 países; hay 25 Sacerdotes que están en Tijuana, México y los Hermanos son 400 de los cuales hay 30 contemplativos.

En diciembre de 1993, llega a PEKÍN, capital de China, invitada por Deng Puang, cuadripléjico hijo del Primer Ministro chino y responsable de la atención de los minusválidos, y en 1994, regresa para inaugurar el 19 de marzo el Asilo para niños minusválidos.

El 13 de marzo de 1997, la india Hermana Nirmala (1934-) es elegida sucesora de la Madre Teresa; la Hermana Nirmala tiene un master en Ciencias Políticas de la Universidad de la India y práctica como abogada. En marzo del 2003 será nuevamente reelegida.

El 5 de septiembre de 1997, la “Santa de los Pobres” murió cuando preparaba una misa para su trágicamente desaparecida amiga y bienhechora Lady Di (Diana Spencer) quien la visitó en junio en una de sus misiones en Nueva York.

Fue enterrada el 13 de septiembre, previa misa de cuerpo presente presida por el enviado especial del Papa Juan Pablo II el Cardenal Angel Sodano, Secretario de Estado del Vaticano, con todos los honores de Jefe de Estado de la India, en la fecha de la 80°. Aniversario de la penúltima aparición de Fátima, advocación a quien ella tenía gran devoción.

Su visión de vida y apostolado se puede resumir en algunas de sus declaraciones:

“Las Misioneras de la Caridad llevamos a cabo una ofensiva de amor, de oración, de sacrificio a favor de los pobres más pobres”.

“Nuestro compromiso de fe es el “testimonio” de amor”.

“El amor comienza por casa. Es fácil amar a los que viven lejos. No siempre lo es amar a los que viven a nuestro lado”.

“Es la oración que se convierte en acción”.

“Nuestra riqueza es la pobreza”.

“Ama hasta que te duela, si te duele es la mejor señal”.

“Soy la madre de miles de niños”.

“La Providencia no nos abandona”.

“Yo soy un lápiz en las manos de Dios”.

Juan Pablo II, inició la causa de su beatificación, contando entre sus milagros: la curación de un tumor maligno de Mónica Bersa, una paciente de Raigans, Bengala, India; la curación de una turista francesa en los Estados Unidos luego de un accidente automovilístico mortal; y la de un joven palestino con cáncer terminal.

En la audiencia de beatificación sólo de la zona oriental de Calcuta se presentaron 75 testigos y se analizaron toda su correspondencia, hasta con los personajes más importantes del Mundo.

El Papa Juan Pablo II realizó el proceso de canonización el domingo 19 de octubre del 2003, en la Plaza de San Pedro, con más de 300,000 asistentes, entre los que estaban medio millar de las Misioneras de la Caridad, 150 cardenales y 400 obispos.

Con información de: Efemérides científico técnicas de Agustín Santa Cruz

Deja un comentario