La Universidad Veracruzana (UV) seguirá apoyando el desarrollo de las comunidades que forman parte del sistema lagunar de Alvarado, aseguró el rector Raúl Arias Lovillo tras conocer el estado que guardan los proyectos educativos y productivos impulsados por esta casa de estudios desde hace más de 15 años.

Acompañado de funcionarios e investigadores universitarios, así como de José Antonio González Azuara, director regional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), el Rector visitó la comunidad de Nacaste y navegó la Laguna Clavellinas, en la que la UV proyecta instalar el Centro de Rehabilitación del Manatí.

         En Nacaste se encuentra el Centro Cultural Ecológico de Educación Ambiental, erigido por los lugareños con botellas de plástico y cemento, espacio en el que pescadoras que forman parte de las cooperativas “Mujeres experimentando” y “Laguna La Flota”, compartieron con el Rector sus experiencias trabajando con la UV.

         Una de ellas, Herminia Chávez , expresó: “Para mí ha sido muy grato trabajar con la Universidad Veracruzana, ha sido una de las raíces que ha tenido nuestra agrupación. Antes nosotras éramos caladoras de nuestros compañeros, esposos, papás y hermanos, pero no teníamos embarcaciones. Con el tiempo, gracias al trabajo tuvimos nuestras lanchas, nuestro equipo de pesca; éramos “chalanes”, ahora somos pescadoras”.

Enseguida, la señora Araceli Enríquez agradeció la visita y el apoyo brindado por esta casa de estudios. Asimismo, expresó: “En mi cooperativa (La Flota) somos 10 socios, también somo compañeros de “Mujeres experimentando” en el cultivo de almeja y pargo”.

         Al respecto, Domingo Canales, director del Área Académica Biológica-Agropecuaria, destacó la confianza y credibilidad que los pescadores tienen en la UV: “Durante más de 15 años, la Universidad les ha ofrecido apoyo, asesoría, los ha ayudado a conseguir recursos y eso es lo más importante, que la gente ha creído en su trabajo y en el trabajo de los universitarios”.

         Por su parte, la investigadora Blanca Cortina Julio, una de las primeras que empezó a trabajar en el rescate y la conservación de la biodiversidad de la región, dijo que como producto del esfuerzo de sus habitantes y de la presencia que la UV ha mantenido a lo largo de 15 años, en la actualidad están vigentes los proyectos de cultivo de almeja y pargo cerezo, captación de agua de lluvia -en tres comunidades-, generación de energía con paneles solares, elaboración de artesanías a partir de lirio acuático y el Centro Cultural, los dos últimos con el apoyo de la Conanp.

         “Una actividad muy importante en la que participan los pescadores es en la protecciòn del manatí y de todo su hábitat natural”, agregó la integrante del Instituto de Investigaciones Biológicas (IIB), y recordó que el pionero en impulsar todas las tareas antes citadas fue el biólogo Enrique Portilla Ochoa, quien a pesar de sus problemas de salud sigue visitando la zona.

         Respecto de la participación de los universitarios, Antonio González Azuara celebró que en estas comunidades la UV realice un trabajo integral: “Alvarado es una de las zonas más olvidadas. A pesar de su riqueza, no tiene una presencia institucional sólida, hay pocos proyectos como estos que se van construyendo de abajo hacia arriba, que se ocupan de la gente”.

         En ese sentido, expresó: “A la Conanp le interesa fortalecer la alianza con la Universidad, sin ella no hubiéramos logrado colocar los recursos de manera tan inteligente. Esperamos que el proyecto siga construyendo acuerdos sociales, que la gente siga unida.”

         Tras observar algunas de las artesanías que las pescadoras elaboran con lirio acuático, los universitarios visitaron el predio Predio y Laguna Clavellinas, donde se ubica un terreno -propiedad de las cooperativas- en el que se construiría una estación biológica y el Centro de Rehabilitación del Manatí, del cual ya existe un proyecto arquitectónico elaborado por estudiantes de la UV.

         En la laguna, que abarca tres hectáreas, la UV y los pescadores de Alvarado rehabilitarían crías o manatíes heridos para que, una vez que estén en condiciones, vuelvan a su hábitat natural. La idea es evitar que más manatíes estén en cautiverio, explicó Blanca Cortina.

         Después del recorrido por el sistema lagunar, el rector Raúl Arias Lovillo se reunió con integrantes del patronato Pro celebración de los 150 años de la creación musical La Golondrina, de Narciso Serradell, en la Casa de la Cultura de Alvarado, con quienes se comprometió a apoyar la difusión del legado musical del compositor alvaradeño.

         Cabe decir que en la visita también participaron Guillermo de León, coodinador de asesores de la Rectoría, Aníbal Carlos Zotelle, director del Centro de Estudios China Veracruz (Cechiver), Alvar González Christen, director del IIB, Ernesto Tiburcio Uscanga, coordinador de Integración Salarial de la UV, así como José Luis Sánchez Castro, coordinador de Proyectos y Convenios del Área Académica Biológico Agropecuaria, entre otros.

Deja un comentario