Científicos del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC) y la Universidad de Barcelona (UB), junto con investigadores del King’s College y el University College de Londres, han examinado las células de la cresta neural, una estructura embrionaria de los vertebrados formada por células migratorias que generan las células del sistema nervioso periférico y otros tipos de células del sistema cardiovascular, así como las células pigmentarias de la piel y gran parte del tejido conectivo de la cabeza, los huesos y los cartílagos.

Los investigadores observaron que, durante su desarrollo, las células de la cresta neural “persiguen” a otros tipos de células, las de las placodas, láminas que forman los órganos sensoriales, y que huyen a su vez cuando están a punto de ser alcanzadas. Esta persecución da lugar a un movimiento direccional y coordinado necesario para el correcto desarrollo embrionario.

Según Xavier Trepat, investigador de la UB y del IBEC y uno de los autores, “es como un asno que persigue una zanahoria: las células de la cresta neural son el asno que persigue pero nunca alcanza la zanahoria, las células de las placodas”. La “persecución” se produce en presencia de una proteína de señalización, la Sdf1, mientras que la “huida” la provoca otra proteína, la N-cadherina”, añade.

Los resultados de la investigación aportan nuevos datos sobre el proceso de la migración celular, esencial en el desarrollo y la regeneración de tejidos. Para los expertos, entender mejor el funcionamiento de la migración celular permitiría conocer mejor los mecanismos por los cuales las células cancerosas invaden los tejidos vecinos.

Referencia bibliográfica:
E. Theveneau, B. Steventon, E. Scarpa, S. Garcia, X. Trepat, A. Streit y R. Mayor. «Chase-and-run between adjacent cell populations promotes directional collective migration». Nature Cell Biology, 16 de junio de 2013. DOI:10.1038/ncb2772http://www.nature.com/ncb/journal/vaop/ncurrent/full/ncb2772.html

Deja un comentario