Con temperaturas de hasta 2.000 grados centígrados, los hornos de las cementeras se han convertido en una alternativa “limpia” para quemar residuos domésticos e industriales, con los que sustituyen hasta el 40 % del combustible fósil habitual. 

Deja un comentario