Salvador Dalí padeció parkinson- Flickr

Salvador Dalí padeció parkinson- Flickr


Armados con herramientas matemáticas, un equipo liderado por especialistas de la Universidad de Liverpool (Inglaterra) ha analizado 2.092 pinturas de siete famosos artistas y ha logrado detectar en sus trazos las huellas de ciertos trastornos neurodegenerativos. Sus conclusiones, que podrían ser útiles para identificar signos de estas dolencias, se publican en la revista Neuropsychology.

Entre estos grandes pintores están Salvador Dalí y Norval Morrisseau, que sufrieron la enfermedad Parkinson. Otros dos tuvieron alzhéimer: James Brooks y Willem De Kooning. El resto de los artistas estudiados son Marc Chagall, Pablo Picasso y Claude Monet, que no tuvieron ningún trastorno neurodegenerativo que se conozca.

Las pinceladas de cada pintura se analizaron aplicándoles un método matemático conocido como análisis fractal. La herramienta permite identificar patrones geométricos complejos, no solo en un cuadro, sino en cualquier cosa donde se repita una estructura. Los fractales son descripciones matemáticas de patrones repetitivos que pueden encontrarse en fenómenos naturales como nubes, copos de nieve, árboles, ríos y montañas.

Los cambios fractales en la pintura revelan la diferencia entre el envejecimiento normal y el neurodegenerativo

Este análisis fractal también se ha empleado para determinar la autenticidad de obras de arte. Aunque en distintas etapas de su obra un mismo artista pueda desarrollar varios estilos o géneros, la dimensión fractal en la que trabaja debería ser siempre identificable.

Los fractales cambian en la obra del artista

Con esa idea como base, los científicos examinaron si las variaciones en los fractales de un artista a lo largo de su carrera se debían simplemente a su edad cada vez más avanzada o, por el contrario, eran consecuencia de un deterioro cognitivo progresivo.

En su análisis dieron con la clave que buscaban: los patrones de cambio en la dimensión fractal de las pinturas eran diferentes entre los casos de envejecimiento normal y los de envejecimiento con neurodenegeración.

“Durante mucho tiempo, el arte ha sido aceptado por los psicólogos como un método efectivo para mejorar la calidad de vida en personas con trastornos cognitivos”, declara la doctora Alex Forsythe, de la Escuela de Psicología de la Universidad. “Nos hemos basado en esta tradición para escudriñar el trazo de los artistas. Esperamos que nuestra innovación permita abrir nuevas líneas de investigación para ayudar a diagnosticar trastornos neurológicos en etapas tempranas”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Alex Forsythe, Ronan G. Reilly, Tamsin Williams. “What paint can tell us: a fractal analysis of neurological changes in seven artists”. Neuropsychology, 29 de diciembre de 2016.

Los comentarios están cerrados.