Para entender la historia temprana de la Tierra, los científicos dirigen sus investigaciones hacia un tipo particular de meteorito, llamado diogenita, porque piensan que para formar su núcleo, pasó por un proceso similar al de nuestro planeta.

Una investigación, emprendida por Douglas Rumbl, autor líder del artículo titulado: “New clues to the early solar system from ancient meteorites”, trata de aclarar lo que sucedió cuando los cuerpos de masa incandescente que formarían nuestro sistema solar, se fueron templando para diferenciarse en un núcleo, manto y corteza.

Teóricamente, conforme un protoplaneta o cuerpo incandescente se enfría, se diferencia lo suficiente para formar un núcleo metálico, a través de la acreción (acumulación de polvos o gases alrededor de cuerpos mayores como estrellas, planetas y satélites) de ciertos elementos como el osmio, iridio, rutenio, platino, paladio y renio. En este estudio se analizó las diogenitas debido a que podrían provenir del asteroide Vesta o cuerpos celestes similares, los cuales eran lo suficientemente grandes como para llevar a cabo un grado de diferenciación similar al de la Tierra, formando así una especie de modelo a escala de un planeta terrestre.

El equipo examinó 7 diogenitas caídas en la Antártida y 2 en el desierto africano, con lo que confirmaron que estos meteoritos realizaron su proceso de diferenciación hace 4.6 billones de años, resultado importante ya que la diferenciación del manto de la Tierra y de la Luna fue hace 4.4 billones de años y la de Marte hace 4.5, por lo que es muy probable que los procesos de acreción de estos cuerpos celestes haya sido muy parecida.

En el caso de la Tierra, esta no sólo se diferenció en núcleo y manto, sino que desarrolló una corteza, placas tectónicas, atmósfera, entre otros procesos geológicos, así que no se tiene acceso a ninguna evidencia de lo que sucedió en la edad temprana de nuestro planeta.

“El nuevo entendimiento de la diogenita nos da una mejor idea de los primeros días del sistema solar, y nos ayudará a entender la formación y la infancia de la Tierra”, dijo Rumble.

Para saber más sobre la estructura interna de la Tierra, llamada geósfera, visitar este link: http://es.wikipedia.org/wiki/Estructura_interna_de_la_Tierra

Bibliografía:

James M. D. Day, Richard J. Walker, Liping Qin, Douglas Rumble III. (2012). “Late accretion as a natural consequence of planetary growth”. Nature Geoscience.

Deja un comentario