El MIX se llenó de niños y jóvenes que ante las palabras de las diferentes personalidades que presidieron la ceremonia inaugural de la exposición itinerante Caminando con la Ciencia en el Sureste, se muestran inquietos. No están muy interesados en el protocolo.

Su interés se denota en su mirada: sus cabeza insiste en colocarse en posición que sus ojos ven con insistencia hacia el pasillo que lleva a la exposición.

Entre el desasosiego de los jóvenes se escuchan las palabras de la subsecretaria de educación, Denisse Uscanga Méndez, “lo que verán aquí les muestra la belleza de la biodiversidad de la región sureste de nuestro país, para que asuman un responsabilidad como seres humanos en un tema vital para la supervivencia de las siguientes generaciones”.

Mientras los niños apenas aguantan sus ganas de salir corriendo hacia lo que es su objetivo.

La funcionaria persiste y anota que ante la necesidad de incrementar la conciencia de preservación del medio ambiente y apunta que con esta intención es que en el Museo Interactivo de Xalapa (MIX) se inauguró la exposición itinerante Caminando con la Ciencia en el Sureste, en el marco del Día Internacional del Medio Ambiente.

Cubierta la ceremonia, los jóvenes en tropel inician el recorrido, al principio se lanzan desperdigados por todos los módulos. Poco a poco un grupo de 15 jóvenes estudiantes de la Facultad de Biología que realizan su servicio social, organizan a los asistentes, y les explican cada módulo.

Un documental sobre la conformación de las selvas de Veracruz marca el inicio del recorrido, después de 20 minutos los niños resuelven un crucigrama, están más familiarizados con las pantallas táctiles, más que todos los adultos. Otros módulos muestran información sobre la flora de la región, tipos de semillas y el árbol de la jícara y su valor cultural. Los niños juegan con el material interactivo y de repente vuelven la vista al ponente. Se ríen y van al siguiente módulo.

Ante un pejelagarto disecado los niños se asombran y los mayores lo toman para jugar, tanto que no falta la broma de tipo político.

Luego pasan a divertirse con un diccionario, el Chocodiccionario con modismos del estado de Tabasco. Algunos chicos ríen ante el Choco karaoke que los hace cantar tonadas de la zona y les da la oportunidad de escuchar a sus maestros y compañeros.

El siguiente módulo es sobre los arrecifes, aquí sí todos se ponen atentos ya que el escenario es muy llamativo y a la mayoría les gustan las medusas que cuelgan del techo.

Ya casi al final de la exposición, se ofrece una historia muy interesante sobre un meteorito que impactó la península de Yucatán, provocando el cráter de Chicxulub mucho antes que ésta emergiera hasta conformar lo que ahora conocemos. Para niños y jóvenes fue sumamente interesante entender que la tierra cambia, que aunque ahora tenga una forma, hace mucho tiempo había mucho terreno debajo del agua.

Las risas de los niños se oyen entre las voces de los ponentes, jóvenes también que a veces se ríen o de distraen con los juegos de los asistentes.

Parece que no, pero los niños van aprendiendo: picotean las pantallas y dan vuelta a los materiales interactivos; participan en las actividades y también hacen preguntas. Su mente funciona a otro ritmo, pero por eso mismo tienen una gran hambre de conocimiento.

Deja un comentario