La Vía Láctea vista desde el Parque Nacional de Nambung, en Australia Occidental, sobre los pináculos, y asomando atrás del montículo central una Luna creciente, con una auréola formada por luz zodiacal

La Vía Láctea vista desde el Parque Nacional de Nambung, en Australia Occidental, sobre los pináculos, y asomando atrás del montículo central una Luna creciente, con una auréola formada por luz zodiacal


¿Qué extraño mundo es éste?

Es la Tierra.

Y es la vista de nuestra galaxia, la Vía Láctea, arqueando la imagen en la parte posterior, vista desde el Parque Nacional de Nambung, en Australia Occidental.

En el primer plano de la imagen destacan los Pináculos, inusuales torres de hehas con conchas de mar (piedra caliza), en torno a las cuales prevalece el misterio de como se crearon estas torres pintorescas de tamaño humano.

En el fondo, justo detrás del pináculo central, se ve la Luna creciente, brillante, con una auréola que le da un resplandor misterioso, el cual es luz zodiacal, principalmente, la luz solar reflejada por los granos de polvo que orbitan entre los planetas en el Sistema Solar.

Muchas estrellas famosas y nebulosa son también visibles en el cielo nocturno del fondo.

El panorama de 29 paneles fue tomado y compuesto en septiembre de 2015, después de la planificación detallada que involucró la Luna, las torres de roca, y sus correspondientes sombras. Aun así, la fuerte luz zodiacal fue una agradable sorpresa.

Crédito de la imagen: Michael Goh