El mariachi, fotograma

El mariachi, fotograma


Artemisa Moncada, directora y productora cinematográfica, mencionó que el cine estadounidense ha estereotipado negativamente a México a través del tiempo, mostrando al país como “una tierra de bárbaros y llena de peligros, y al mexicano muchas veces como un bandolero traicionero”, al momento de impartir la plática “La historia de México en el cine estadounidense” en la Universidad Veracruzana (UV).

Durante la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU), la profesional del cine relató que el cine estadunidense de la primera mitad del siglo XX retrataba al mexicano como un bandolero  grasoso, sucio, harapiento, vulgar y corriente, el cual encarnaba todo lo malo, mientras que al país lo reflejaba como una tierra muy violenta y sin ley; a las mujeres mexicanas las catalogaba en dos tipos, o bien señoritas débiles que debían ser salvadas por un héroe extranjero, o prostitutas curvilíneas con astucia pero sin educación.

La cineasta narró que muchas películas de ese país hablan de personajes históricos mexicanos y cambian los eventos que ocurrieron en torno a ellos; en la mayoría de ellas alguna figura emblemática estadounidense es traicionada por un mexicano, o los habitantes de México necesitan ser salvados por un héroe de esa nacionalidad.

“La frontera mexicana era vista como un sitio muy peligroso, plagado de alimañas y fuera de la ley. Tijuana era la ciudad que encajaba a la perfección con esta descripción, la cual era expuesta por este cine como un pueblo muy grande dominado por el vicio y la corrupción”, manifestó.

Comentó que aunque en el cine que se produce hoy en día en el vecino país del norte esta situación se disimula un poco más, los estadounidenses continúan siendo los héroes que terminan salvando a la población mexicana que requiere de ayuda extranjera para resolver sus problemas.

Un ejemplo de ello es la película Bordertown, estrenada en 2006, en la que una periodista estadounidense resuelve una serie de asesinatos en Ciudad Juárez, que las autoridades locales llevaban años sin poder hacerlo.

Artemisa Moncada enunció que la imagen negativa que Estados Unidos presenta de México en sus producciones cinematográficas, es debido a la propaganda bélica que esta nación fomenta hacia los demás países, pues según su ideología ellos son la única nación civilizada y justa en el orbe.