Tú quieres celebrar tránquilamente, pero nunca falta el amigote que llega con una botella del alcohol… y del que más te gusta.

Y si tomas demasiado al otro día amaneces tirado y no te acuerdas de lo que pasó…