Un consorcio de instituciones públicas y privadas integró un equipo de trabajo que desarrolla un proyecto que busca recuperar hasta el 10 por ciento, del aceite matricial (petróleo crudo que está embebido en la estructura porosa de las rocas) que durante cientos de años ha permanecido dentro de los yacimientos petroleros.

José Manuel Domínguez Esquivel, investigador científico del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP), dio a conocer lo anterior y mencionó que en el proyecto, del cual es director, participan además de la Universidad Veracruzana y el IMP, la Secretaría de Energía (Sener), Petróleos Mexicanos (Pemex), la Universidad de Calgary, Canadá; y el Instituto Flamenco de Investigación y Tecnología de Bélgica.

         El científico apuntó que con la ejecución de este proyecto, que trata un tema único a nivel mundial, se podrá obtener el crudo que no se puede recuperar mediante la utilización de tecnologías convencionales, y que en el caso de México, donde sólo se ha extraído 30 por ciento del crudo, el 70 por ciento que se tiene como reserva se encuentra en la matriz de las rocas.

         Por lo anterior, consideró que luego de casi 100 años de explotación petrolera en México, aún queda un volumen considerable por extraer pero no se ha hecho por carecer de las tecnologías adecuadas para ello.

“Este proyecto plantea esa problemática, así como algunas posibles soluciones para aprovechar la reserva, y como se requiere de varias disciplinas y especialidades, es por lo que se ha conformado un equipo con representantes de diversas instituciones.”

         Explicó que en algunas de las estrategias del proyecto está inyectar, desde la superficie de un pozo petrolero que reúna las características necesarias para ello, varios fluidos térmicos a base de hidrógeno, catalizador de líquidos y otros más, buscando modificar la densidad del crudo que se encuentre en el yacimiento y extraer ese remanente, que será de mejor calidad.

         Precisó que con la utilización del sistema que se está planteando, en términos conservadores se podrá recuperar 10 por ciento del crudo, que da ya un margen de rentabilidad para esta tecnología, y sumado al 30 por ciento actual se eleva a 40 por ciento el aprovechamiento de los yacimientos petroleros.

         Al referirse a la participación de la UV en la ejecución del proyecto, asentó que es a través de la Unidad de Servicios de Apoyo en Resolución Analítica, en donde Zaira Domínguez y Magali Salas trabajan en el área de química orgánica sintetizando nuevas moléculas que serán importantes, “porque la extracción de ese crudo impregnado en el poro de las rocas depende de las interacciones moleculares, y para esto se requiere de nuevos compuestos y agentes químicos para despegarlo”, indicó Domínguez Esquivel.

         Finalmente expuso que el proyecto es auspiciado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el punto en donde se habrá de poner en ejecución aún está por definirse, aunque pudiera ser en el norte del estado de Veracruz o sur de Tamaulipas, pero la decisión final dependerá del resultado de los estudios preliminares de los campos que reúnan las condiciones propicias para su aplicación.

Deja una respuesta