Ralph H. Baer, el padre de los videojuegos- OUGH

Ralph H. Baer, el padre de los videojuegos- OUGH


Ralph H. Baer, el llamado “padre de los videojuegos”, o Rudolf Heinrich Baer, como era su nombre completo, nació el 8 de marzo de 1922, en Rodalben, en el entonces Renania-Palatinado, uno de los 16 estados que se federo para conformar Alemania.

Ralph H. Baer, también fue reconocido por inventar Simón, el famoso juego de memoria popular con colores de los años 80.

Baer fue el primero en sacar al mercado la videoconsola para televisión.

Los inicios de Rudolf Heinrich Baer no fueron sencillos, pues cuando tenía once años de edad, fue expulsado de la escuela en Alemania por ser judío, por lo que tuvo que ir a una escuela totalmente judía.

Dos meses antes de la “Noche de los cristales rotos” (la comprendida del 9 al 10 de noviembre de 1938) su familia salió de Alemania y llegaron hasta Estados Unidos, donde Ralph H. Baer se formó como autodidacta, mientras trabajaba en una fábrica por un salario de doce dólares semanales.

Baer fue llamado a las armas en la Segunda Guerra Mundial, tiempo que aprovechó para estudiar álgebra en el Reino Unido. Un día, tras una larga sesión de estudio “en el barro británico” fue diagnosticado con pulmonía y enviado al hospital. Tres días más tarde, el resto de su división desembarcó en Normandía. Baer suele decir que Algebra II le salvó.

Aún así logró graduarse en la licenciatura en Ciencias en Ingeniería de Televisión (única en su momento) del Instituto de Televisión Estadounidense de Tecnología, en Chicago.

En 1949 comenzó a trabajar como ingeniero jefe de una pequeña empresa de electroequipos médicos, Wappler Inc., donde diseñó y construyó máquinas de corte quirúrgico, depiladoras y equipos de tonificación de músculos mediante generación de impulsos de baja frecuencia.

En 1951, Baer trabajó como ingeniero jefe para Loral Electronics ,en Nueva York, donde diseñó equipos de señalización para líneas de alta tensión para IBM. De 1952 a 1956, trabajó en Transitron, Inc., también en la ciudad de Nueva York, como jefe ingeniero y después como vicepresidente. Fundó su propia compañía antes de unirse a Sanders Associates en 1956, donde permaneció hasta jubilarse en el año de 1987, donde desarrolló y patentó videojuegos y varios prototipos.

En Sanders, una empresa dedicada a la electrónica militar, estuvo al frente de un departamento de 500 personas, y ahí fue onde tuvo la idea de la consola para videojuegos, en 1951, cuando le encargaron fabricar la mejor televisión del mundo.

Tras mucho esfuerzo consiguió que en la empresa de electrónica para defensa militar Sanders le dieran permiso y fondos para desarrollar el invento, pero no les convenció y se fue de la empresa. Durante un tiempo se dedicó a enviar vídeos a los fabricantes de televisión para venderles su invento.

Uno de sus mayores atributos como ingeniero era su capacidad de documentar, metódicamente, todos los pasos de su invención. Desde que tuvo la idea, documento el proceso entero, con fechas, y lo archivó. Gracias a esto, sabe exactamente cuándo y dónde tuvo la idea de hacer juegos que se pudiesen jugar en una televisión.

Baer empezó en 1966 el desarrollo del sistema de videoconsola Brown Box, “Caja Marrón” y varios prototipos más en 1966; esa que fue la primera videoconsola de sobremesa, la concluyó en 1968, pero no la pudo comercializar si no hasta 1971, cuando otorgó la licenciada de explotación a Magnavox (filial de Philips en América), empresa que le cambió el nombre a Magnavox Odyssey, ésta fue lanzada al público un año después. Por un tiempo fue la línea más rentable de Sanders, a pesar de que muchas personas de la empresa menospreciaron el desarrollo del juego.

En 1978 inventó «Simon», el primer juego que retaba la memoria y la agilidad mental de los niños.

Desde 1983, se asoció con Bob Pelovitz de Soluciones de Tecnología de MicroPROS, y juntos inventaron y comercializaron ideas de juguetes y juegos. En 2006, Baer donó todos sus prototipos hardware y documentos al museo Smithsonian.

A lo largo de su vida, Baer patentó 150 inventos, entre ellos la primera pistola de luz para las videoconsolas y el videojuego Ping Pong, que inspiraría el más famoso juego de tenis Pong, lanzado por Atari.

Esto desencadenó una batalla legal contra Nolan Bushnell, el fundador de Atari, quie fue acusado por Baer de haber copiado la idea de Pong, cuyo prototipo se presentó en una exhibición de la Magnavox Odyssey; Bushnell dijo que no estuvo en esa exhibición, lo cual fue mentira y se demostró años después su presencia y que incluso probó la Magnavox Odyssey. Bushnell prefirió llegar a un acuerdo extrajudicial con Magnavox, la cual cedió los derechos del juego a cambio del pago de una licencia, cuya cantidad resultó muy baja comparada con las utilidades que obtuvo Atari, además de que durante mucho tiempo se identificó a Bushnell como el “inventor” de los videojuegos.

La venganza de Baer llegaría con el juego de Simon. Atari lanzó primero una maquinita llamada Touch Me, que producía colores y un estruendo cuando se tocaba. Baer identificó inmediatamente que la podía mejorar muchísimo, y creó una idea, en cierto modo original, sobre esa base. Añadió tonos musicales en cada una de las teclas, en lugar del ruido original, lo cual volvía molodioso el sonido qu eproducía sin importar el orden en que fuesen pulsadas. Ante el nuevo instrumento Bushnell ni siquiera se atrevió a demandar, además de que nunca fue metódico y sus patentes solían ser incompletas o incorrectas.

Milton Bradley (MB), una empresa que fabricaba juegos de mesa, compró Simon y lo comenzó a vender desde 1978.

Ralph Baer contaba sobre este juego que “Howard Morrison, que era el director de Marvin Glass [una empresa de juguetes], y yo fuimos al show de la Asociación de Operadores de Música y vimos una cosa llamada Touch Me, hecha por Nolan [Bushnell]. Tenía cuatro botones y hacía ruidos horribles. Dijimos, “esto tiene todos los elementos para ser un gran juego”. Y nos sentamos y diseñamos un borrador con el concepto para Simon.”

Ralph H. Baer falleció el 6 de diciembre de 2014, en New Hampshire, Estados Unidos.

El proceso de creación de la consola Brown box se describe completo en la páginade Ralph Baer en http://www.ralphbaer.com/how_video_games.htm.

 

Los comentarios están cerrados.