El conteo comenzó alrededor de las 12 horas. El juez calificador de Récord Guinness, Charly Weisman, explicó que para registrar este récord, se necesitaba que un solo dispositivo pudiera controlar por lo menos 250 robots. ¡Y se logró el objetivo! se estableció el Récord Guinness con mil 867 robots funcionando al mismo tiempo, en Puebla y el Distrito Federal, a través de un solo teléfono celular. Al darse a conocer el resultado los asistentes estallaron en diferentes expresiones de júbilo.

El silencio ganó terreno. La parte central de Robotenando, comenzaba.

Y todos escucharon cuando el primer tono, emitido desde un teléfono celular ubicado en la Ciudad de México, sonó. Después fue el zumbido de los robots moviéndose lo que sonó, seguido por suspiros, aplausos, y hasta ayes y quejas, cuando el robot no se movió.

La escena fue la misma en Puebla y el Distrito Federal.

La segunda frecuencia, para cambiar de sentido, llegó.

Y todos los robots se movieron.

Lo mismo hicieron los 24 miembros del Club Rotario que actuaron como jueces de calidad durante la contabilidad oficial.
 
Algo más que un récord
 
En la explanada del Museo de Ciencias, Universum, en el Distrito Federal, había más de mil 500 niños para participar en Roboteando. En Puebla, en el Parque del Ajedrez del Complejo Cultural Universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), había otros 800 niños.

Y en la Ciudad de los Ángeles, Alfonso Esparza Ortiz, rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, hizo el anuncio: “Mil 867 robots establecieron un nuevo Récord Guinness”.

Los niños gritaron, como sólo la infancia puede hacerlo.

El triunfo era de ellos.

Desde las nueve horas llegaron los niños niños de entre 6 y 13 años de edad, tanto al Universum como al Parque del Ajedrez; fueron distribuidos en las mesas donde trabajarían en el armado de su prototipo. Una hora y media después, con más de la mitad de las mesas ocupadas, se realizó la primera prueba, en la que comprobaron que los robots funcionaban y atendieron aquellos que no habían respondido a las señales.
 
Después de una segunda prueba, se pidió a los padres que dejaran a sus niños en la zona de conteo.

Era el momento de buscar el record Guinnes.

Anet, de 8 años, dijo: “Sí me gustó armar el robot y más todavía poner los engranes. Sentí mucha emoción cuando lo vi funcionando”.

Para Héctor, de 7 años, fue una experiencia muy divertida “poner los engranes fue lo que más nos gustó. Cuando vimos moverse los robots lo que sentimos fue felicidad, emoción, alegría. Sí volveríamos a venir. Yo voy a jugar con él y también lo guardaré”.

Las actividades complementarias

El programa del evento incluyó, además del ejercicio que permitió a México obtener un nuevo récord; talleres, conferencias y demostraciones en los que los visitantes pudieron observar aplicaciones tecnológicas, en particular en robots. Un ejemplo fue Ludovico, un robot elaborado por estudiantes y profesores de la UAM-Iztapalapa, que se controla a través de un dispositivo móvil y está armado con desechos de computadora.
 
Federico Olivares quien por su parte impartió una conferencia Fedroide, comentó que “la robótica surgió cómo una solución a problemas particulares”. Fedroide es un sistema que está programado para ofrecer ayuda, en particular a personas con capacidades diferentes. Por ejemplo, puede tomar los signos vitales, tiene un sistema de reconocimiento de rostros, tiene un sistema de comunicación para mudos y personas sordas, en fin, es una herramienta de gran utilidad.
 
También se presentó la conferencia Cirugía robótica que ofreció el doctor Martín Telich Vidal, comentó que el primer autómata del que se tiene registro fue diseñado por Arquitas de Tarento por el año 400 antes de nuestra era, en Italia. A más de 2 mil años de distancia se han desarrollado robots con distintas vocaciones en la industria, aeronáutica, investigación, y otras áreas como la medicina. Un ejemplo es el Sistema Quirúrgico Da Vinci, el cual es muy usado en distintos tipos de cirugías. “En el año 2000 se realizó la primera operación quirúrgica con este sistema. En la actualidad se han realizado más de 2 mil en todo el mundo.
 
En México hay tres hospitales donde se realizan estas cirugías: En el Centro Médico Puerta de Hierro, en Zapopan, Jalisco; en el Hospital Regional de Alta Especialidad Zumpango; en el Hospital Ángeles del Pedregal y otro más que está por crearse en el Hospital General “Doctor Manuel Gea González”, informó Telich.
 
Roboteando un semillero para cultivar la ciencia en los niños
 
El doctor Enrique Ruiz-Velasco Sánchez director del Programa de Cómputo para Niños y Jóvenes de la Academia Mexicana de Ciencia y coordinador general de Roboteando (quien acuñó el término Pedagogía Robótica) comentó que “este evento tuvo como objetivo que los niños se den cuenta que la tecnología puede ser estudiada, usada y aplicada pero de manera lúdica desde que están en el kínder”. Ruiz-Velasco explicó que la idea de este evento surgió por una necesidad, “yo quería establecer un Récord Guinness en el Zócalo de la Ciudad de México, pero para lograrlo necesitaba 3 mil computadoras y conexiones y como no podía tener esa cantidad busqué una solución y la encontré en programar una interfaz a través de un dispositivo como un celular.”
 
Eduardo Piña quien también formó parte del comité organizador en Universum comentó que “la ciencia es incluyente por eso se les dio un espacio especial a personas con capacidades diferentes”. También explicó que este evento es novedoso porque a través de un solo dispositivo se lograron mover a más de un millar de robots al mismo tiempo en Puebla y el Distrito Federal, “el robot tiene un circuito integrado, que es la interfaz para poder moverlo, ese circuito integrado responde a las señales de audio emitidas por tonos del celular, es así como funcionaron estos más de mil robots”.
 
El doctor Ernesto Márquez director del Museo de Ciencias, Universum y anfitrión del evento en el Distrito Federal, comentó que esta es una gran oportunidad para generar semilleros en la ciencia y en la tecnología, creo que de aquí van a surgir un número importante de niños y niñas mexicanos que se van a apasionar por la tecnología y que nos van a dar muestra de su talento en unos años.”
 
Por su parte el doctor Julio César Ponce Rodríguez, quien es responsable de la Unidad Técnica de Proyectos, Comunicación e Información Estratégica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, comentó “este tipo de eventos que son de divulgación científica, tienen como objetivo acerca a los niños a la ciencia, a la tecnología y a la innovación, pero además se pueden convertir en espacios para generar vocaciones”. También comentó que Conacyt está contribuyendo a esto a través de esfuerzos como la Semana Nacional de Ciencia y Tecnología y la revista Ciencia y Desarrollo, en sus versiones impresa y digital.
 
Para el doctor José Franco, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias este evento es un ejemplo muy claro de lo que es la mecatrónica, donde un sistema electrónico mueve a un sistema mecánico. También mencionó que la carrera de Mecatrónica está teniendo un gran impacto para el mejoramiento de la vida de la sociedad y la economía del país. “Es muy importante que los niños le pierdan el miedo a la ciencia y a la tecnología y se sensibilicen con los avances tecnológicos. Queremos que México se transforme, por eso estamos incentivando a los niños a que se interesen por carreras científicas y tecnológicas” enfatizó el también director de divulgación de la ciencia de la UNAM.

(Luz Olivia Badillo, Mariana Dolores, Carla Torres y Mónica Genis; Alejandra Monsiváis Molina y Miriam M. Gómez Mancera.)