Las diferencias urbanas, Santa Fé, Ciudad de México

Las diferencias urbanas, Santa Fé, Ciudad de México


En las últimas décadas, los límites de la Ciudad de México (CDMX) se han expandido hacia la periferia, registrando una cambio de usos de suelos de rural a urbano, equivalente a casi 18 mil hectáreas, de las cuales, 16 mil han sido para la vivienda. Así, mientras en el centro de la capital del país se observa una vivienda segura y de alto costo, en la periferia existe una masiva producción de vivienda con poca calidad para las clases sociales bajas.

“Lo anterior, ha generado segregación residencial y segmentación urbana”, explicó Alicia Ziccardi, directora del Programa Universitario de Estudios Sobre la Ciudad, de la Universidad Nacional Autónoma de México, durante el coloquio Hacia una Ciudad Sustentable, realizado este martes en El Colegio Nacional.

Los criterios en esta creación masiva de vivienda son meramente financieros, lo que subordina la calidad de la misma y explica el excedente generado de cambios de uso de suelo, de zonas rurales a urbanas que no están siendo regulados por instancias gubernamentales y ponen en riesgo la sustentabilidad de la Ciudad, advirtió la especialista.

“El caso de Zumpango (Estado de México) y la construcción masiva de viviendas es el claro ejemplo de la desarticulación que existe en el campo de las políticas públicas y el desarrollo urbano, económico y social. Lo que pasó en este municipio es uno de los casos más emblemáticos de esta política habitacional que produjo millones de viviendas y no construyó ciudad, comentó la doctora Ziccardi durante la ronda de preguntas.

La expansión del territorio y los cambios de uso de suelo condicionan negativamente la sustentabilidad de la CDMX. “Cuando hablamos de ciudades sustentables hablamos de tres niveles: económico, social y ambiental; y en los últimos años incluimos el eje territorial y los procesos gobernanza puesto que son importantes para el diseño de políticas públicas”, explicó la investigadora social.

Las ciudades sustentables son aquellas que entre sociedad y gobierno tratan de impulsar actividades productivas que no comprometan sus recursos naturales, así como políticas y acciones que garanticen el acceso de todos los servicios colectivos.

La integrante del Sistema Nacional de Investigadores advirtió que la CDMX es una de las nuevas regiones urbanas metropolitanas que se caracterizan por una nueva arquitectura espacial, el debilitamiento de las fronteras urbano-rural y supone un reto en la modificación de la escala de análisis. “Con estas características se vinculan nuevos retos de la gobernanza metropolitana a una escala a multinivel en donde participan diversas instituciones y gobierno”.

La nueva arquitectura espacial se caracteriza por ser un área que conecta el centro con sus zonas de influencia y posee jerarquías distintas entre los centros y subcentros, donde las actividades tienden a estar desconcentradas y los servicios están diseminados en un gran territorio que mezcla la zona rural con la zona urbana, es decir, los límites no están definidos al igual que su funcionalidad.

Estos nuevos procesos reclaman innovación social para reconstruir el sentido de identidad o de pertenencia de la ciudadanía que se fragmentó al separar territorialmente a las clases altas y bajas, concluyó la investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, organismo que forma parte de la mesa directiva del Foro Consultivo Científico y Tecnológico.