Sophia, primer robot en tener ciudadania

Sophia, primer robot en tener ciudadania


La ciencia ficción quedó atrás, nuevamente, el 25 deoctubre de 2017, cuando en el reino de Arabia Saudita a Sophia, le dieron la ciudadanía.

Lo trascendente es que ella es un robot.

El anuncio de que se le había otorgado la ciudadanía fue hecho por el Centro de Comunicación Internacional (CIC -por sus siglas en inglés, Center for International Communication-), vía twitter, para ir acorde con la época.

“Es histórico ser la primera robot en el mundo que obtiene una ciudadanía”. Por favor, demos la bienvenida a la novísima Saudi: Sophia.

Ese día, durante el Future Investment Initiative, un evento tecnológico internacional que se celebró en Riad, informó que era oficialmente una ciudadana saudita.

Lo hizo frente a los cientos de asistentes a la conferencia, durante una entrevista televisada con el periodista estadounidense Andrew Ross Sorkin.

Riesgo para la ciudadanía

La ciudadanía de Sophia y las protestas

El haber otorgado la ciudadanía a la robot provocó múltiples reacciones en contra, sobre todo porque ese trámite se le niega a muchas personas, sobre todo trabajadores extranjeros, quienes constituyen aproximadamente un tercio de la población.

Incluso se han rechazado solicitudes de algunas familias que han estado allí por generaciones o a los hijos de mujeres sauditas y hombres extranjeros.

“Este robot obtuvo la ciudadanía saudí antes de los “kafala” (trabajadores con un visado especial) que han vivido en el país toda su vida”, escribió el periodista Murtaza Hussain.

Bajo esa ley, los trabajadores extranjeros no pueden abandonar el país sin el permiso de sus jefes, lo cual limita enormemente sus derechos de movilidad y residencia, explica la periodista de la BBC Rozina Sini.

En una declaración, el CIC describió la ciudadanía como “un asunto significativo”.

"Gracias al Reino de Arabia Saudita", dijo Sophia cuando supo de su ciudadanía. (Javier Blass)

 

El otorgarle la ciudadanía a Sophia fue algo muy sorprendente incluso para personas muy ligadas al avance tecnológico: “Me sorprendió escuchar que un robot llamado Sophia recibió la ciudadanía del Reino de Arabia Saudita”, escribió Hussein Abbass, profesor de la Escuela de Ingeniería e Informática, UNSW-Canberra en un artículo para el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

“Uno de los conceptos más honorables para un ser humano, para ser un ciudadano y todo lo que trae consigo, ha sido dado a una máquina. Como profesor que trabaja a diario para hacer que la IA y los sistemas autónomos sean más confiables, no creo que la sociedad humana esté preparada todavía para robots ciudadanos”, señaló el académico.

De hecho la presentación de Sophia es parte de una gran inversión que realiza el reino de Arabia Saudita para allegarse tecnología de punta y el anuncio de la ciudadanía fue postrior a la mención de que se invierten 500 mil millones de dólares para construir una nueva ciudad –NEOM– impulsada por la robótica y las energías renovables.

Sophia es un robot desarrollado por la empresa con sede en Hong Kong Hanson Robotics. (Cortesía Sophiabot.com)

 

NEOM es parte del esfuerzo que Arabia Saudita hace para diversificar su economía y no depender tanto del petróleo. La robótica y la tecnología de punta forman parte de las nuevas políticas de Mohámed bin Salmán, el príncipe heredero del país, para 2030.

¿Quién es Sophia?

Sophia fue desarrollada por la empresa Hanson Robotics, con sede en Hong Kong, y al momento de que le dieron la ciudadanía podía mostrar 62 emociones humanas. Sophia hablaba inglés, hacía bromas y se podía tener una conversación razonablemente inteligente con ella.
Su creador es David Hanson, doctorado en 2007 por la Universidad de Texas.

Sophia recuerda a ‘Johnny 5’, el primer robot en convertirse en ciudadano estadounidense en la película de 1986 Short Circuit. Pero ‘Johnny’ 5 fue una mera idea, algo soñado por los escritores de ciencia ficción cómicos S.S. Wilson y Brent Maddock.

Sophia es un robot desarrollado por la empresa con sede en Hong Kong Hanson Robotics. (Cortesía Sophiabot.com)

Sophia no es humana, pero intenta parecerlo. Su piel está hecha de una silicona especial, y además de los más de 60 gestos y expresiones humanas que podía reproducir, las cámaras de sus ojos de robot humanoide registran y analizan lo que ve.

Y se convirtió así en la primera robot del mundo con ciudadanía reconocida.

Quiero vivir y trabajar con humanos, por lo que necesito expresar emociones para comunicarme con ellos y ganarme su confianza”, explicó Sophia, quien dijo sentirse “orgullosa y honrada”.

“Mi inteligencia artificial fue diseñada en base a los valores humanos de la sabiduría, la amabilidad y la compasión. Me esfuerzo por ser una robot empática“, añadió.

 

Sin velo ni guardián

El que se le otórgase la ciuidadanía también trabajo inconformidad de grupos que luchan por una mayor libertad para las mujeres en Arabia Saudita, sobre todo porque al volverse ciudadana se le habían dado más derechos que a las ciudadanas humanas.

Sophia

 

Según el sistema legal de Arabia Saudita, cada mujer se ve forzada a tener siempre un acompañante masculino a su lado, normalmente un miembro de su familia o alguien con la autoridad suficiente para ejercer como tal.

“Sophia no tiene guardián, ni lleva abaya ni se cubre. ¿Cómo así?”, se quejó un usuario de Twitter.

En los últimos meses, las autoridades del reino saudí han anunciado algunas reformas que afectan a las mujeres que residen en él.Por ejemplo, ahora pueden participar en el Día Nacional de Arabia Saudita, ingresar a estadios y manejar autos.El reino, considerado ultraconservador, tiene algunas de las restricciones más estrictas del mundo para las mujeres.

SophiaFABRICE COFFRINI/AFP/GETTY IMAGES

 

El hashtag #Robot_with_Saudi_nationality (Robot con nacionalidad saudita) se compartió al menos 30 mil veces en las primeras 24 horas del anuncio.

Pero #Sophia_calls_for_dropping_guardianship (Sophia, llamadas a retirar el tutelaje) se usó unas 10 mil veces para protestar por el hecho de que ella tenga más derechos que mujeres de ese país.

Mujeres y hombres en Arabia Saudita (foto de archivo).En Arabia Saudita las mujeres están obligadas a ser acompañadas en un público por un hombre, su guardián.

Otra publicación compartida en la red social mostraba la imagen del rostro del robot cubierto con velo islámico. El título: “Así se vería Sophia después de un tiempo”.

También hizo que los sauditas más conservadores protestasen, porque muchos de estos consideran que la representación de la forma humana, incluso en el arte o en un maniquí, es sacrílega.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.